Día del Trabajo

Declaración de Cristianos por la vida, la democracia y la justicia.

Saludamos a cada trabajador y trabajadora en este 1 de mayo. En la lucha y la organización queremos sumar para sostener la esperanza, convocando a fortalecer, renovar y ampliar la tarea colectiva de defensa de los derechos. Lo hacemos desde un arduo empeño por la unidad del pueblo ante los poderes que amenazan la dignidad y la vida.
Este año nos encuentra con miles de despedidos, a lo que se suman corrientes de estigmatización y persecución. La fuerte inflación, la dolorosa devaluación, y las decisiones implementadas desde el gobierno nacional constituyen una escandalosa transferencia de recursos hacia el sector financiero, agropecuario y exportadores en general, de los más pobres a los más ricos, de los muchos a los pocos, de los trabajadores a los dueños del capital concentrado. La represión a las protestas sociales y el encarcelamiento de referentes sociales y populares completan el cuadro. No las podemos admitir como ciudadanos, y como cristianos las rechazamos porque son políticas incompatibles con la justicia y el derecho a la vida digna.
Este gobierno atiende presuroso a la codicia de los sectores que especulan con sus finanzas, pero desoye el clamor y las necesidades de los trabajadores.
Nos preocupa que sectores de nuestra sociedad revise sus miradas, para que no repita y no amplifique las mentiras y persecuciones. Invitamos a ver con valentía la verdad, salir de las discriminaciones y del individualismo para pasar a una actitud responsable y solidaria, que tenga en cuenta el bien común, apelando a la justicia y no al sacrificio de los trabajadores.
Como cristianos y cristianas apostamos a ampliar la conciencia sobre la dignidad del trabajo y de los trabajadores. Nos sentirnos comprometidos y solidarios como pueblo, porque “el trabajo otorga dignidad, la reconoce y potencia, y una sociedad que niega el trabajo, que lo reparte mal, que lo paga mal o incluso esclaviza, es una sociedad que da la espalda al hombre”. (Papa Francisco 1º de Mayo de 2013)
Garantizar el trabajo es primordial para construir un proyecto de país que sustente la vida de todos, que nos ponga otra vez en la clave fundamental de ampliar derechos. Para no retroceder en las conquistas y seguir exigiendo y construyendo una patria más igualitaria, nos movilizamos en las calles, en las organizaciones, en los barrios y en los lugares de trabajo.

Cristianos por la Vida, la Democracia y la Justicia
adhesiones a contacto@nuevatierra.org.ar