Con una masiva ceremonia se recordó a la militante desaparecida.

Luego de más de 30 años, y gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), se pudo identificar y llevar a su lugar de origen a Gladys Lucía Gómez, un militante peronista desaparecida en el año 1976.

Los restos fueron entregados a sus familiares para su sepultura durante la mañana del jueves 21 de abril en una masiva ceremonia de recuerdo y homenaje en Pirané, Formosa.

Gladys Lucía Gómez fue una activa militante de la juventud peronista en la Universidad Nacional del Nordeste de Resistencia que permaneció desaparecida desde  febrero de 1976 hasta agosto de 2010, cuando fue identificada por el Equipo Argentino de Antropología Forense. Antes de la inhumación en el cementerio, se realizó un acto de homenaje a la militante desaparecida por el terrorismo de Estado en la sede de la Cooperativa Chajá. Fue una ceremonia emotiva y heterogénea, que contó con una masiva participación de familiares y amigos de Lucía, compañeros de militancia, organismos de DDHH y funcionarios de gobierno de toda la región.  “Estos son los huesitos de mi hija” repitió varias veces, emocionada hasta las lágrimas Sara Monzón de Gómez, de 79 años,  al ingresar al predio con la urna funeraria, acompañada por familiares y por Miguel Nieva, del Equipo Argentino de Antropología Forense. “Esta restitución es la culminación de un trabajo de diez años” afirmó Nieva, que además participó en la identificación de militantes asesinados en la Masacre de Margarita Belén. Una delegación de Chaco conformada por compañeros de militancia, integrantes de organismos de DDHH y trabajadores de la Comisión Provincial por la Memoria Chaco con el presidente de la citada comisión Hugo Barúa participó de la ceremonia. También estuvieron presentes el subsecretario de Derechos Humanos, José Luis Valenzuela, y la presidenta del Instituto de Cultura, Silvia Robles. Autoridades y funcionarios del gobierno de Formosa, como la diputada nacional y ex detenida política Graciela De la Rosa, el Intendente de Pirané, Aníbal Nicolás Salinas y José Saavedra, de la Subsecretaría de DDHH acompañaron a la familia Gómez.

Durante el homenaje, Miguel Nieva del EAAF remarcó la importancia del trabajo en conjunto “para la reconstrucción de la memoria de nuestro país entre todos” y agradeció el apoyo recibido en el trabajo de identificación del EAAF. Luego rubricó el acta de restitución de los restos de Lucía a Sara Monzón. El Equipo Argentino de Antropología Forense identificó el cadáver de Luci en agosto de 2010. Los estudios del EAFF revelaron que la militante desaparecida había sido asesinada de un disparo en la cabeza junto con otras tres mujeres, cerca de Coronda, provincia de Santa Fe en la llamada “Masacre del Camino de Las Moras”.

Hacia el final de la ceremonia Sara Monzón juntó fuerzas y habló a los presentes. Dijo que durante mucho tiempo, la carga de tantos años de incertidumbre la empujaba a rechazar los análisis. “Estaba como negada y no quería creer”.  Agradeció a todos los que se acercaron y la acompañaron en la búsqueda, en especial al “señor Nieva del EAAF”,  y al ex detenido Julio Cossio “que tanto me insistió para que me haga los análisis”.

En sintonía con el carácter heterogéneo de la comitiva, la despedida a la Luci primero fue con la entonación de la marcha peronista en su versión Montonera, con una decena de brazos en alto y dedos en V. Luego fue el turno del pastor de la Iglesia Adventista, que leyó unos pasajes del Génesis. “Dios da vida y da identidad. Luci perdió su identidad, gracias al EAAF hoy recuperó su nombre y apellido” reconoció el religioso. Cuando terminó los feligreses cantaron salmos y alabanzas.

Fuente:   Gonzalo Torres / Comisión Provincial por la Memoria.