Participaron unos 70 representantes de organizaciones del sector.

Durante los días 4 y 5 de abril se realizó en Resistencia, Chaco, la 14ª  Asamblea Campesina e Indígena del Norte Argentino. Unos 70 dirigentes de distintas organizaciones de las provincias de Chaco, Formosa, Corrientes, Santiago del Estero, Catamarca y norte de Santa Fe estuvieron debatiendo sobre las principales problemáticas que afectan al sector.

En una entrevista publicada por el Foro Argentino de Radios Comunitarias (Farco), Ramón Ríos, referente de la Unión de Pequeños Productores de Colonia Elisa Chaco (Unpece), señaló que le “pareció muy bien que los funcionarios den la cara, se sienten con nosotros y ver las inquietudes que salieron directamente de los pequeños productores”. Consultado acerca de los principales puntos del debate, Ríos indicó: “El debate que me parece muy importante es el de la política al sector de pequeños productores. Los temas son: tierras, agroexportación, contaminación, la situación de los pequeños productores en sus lugares de origen, y también el análisis de la políticas que presentan los distintos gobiernos nacional como provincial”.

Durante la primera jornada, se contó con la presencia de Osvaldo Lovey, actual interventor del Instituto de Colonización de Chaco que aseguró que una de las premisas del gobierno chaqueño es “la regularización de la tenencia de la tierra para los pequeños productores” aunque reconoció que “viene con un retraso muy importante, totalmente injustificado”. Además, señaló que está previsto abordar temas como “la regulación de las cuencas hídricas, programas de vivienda rural que, junto a la electrificación rural, puedan asegurar la permanencia de las familias en el campo”. Acerca de la inquietud de los pequeños productores sobre la extranjerización de tierras fiscales chaqueñas que serán entregadas a empresas árabes, Lovey aclaró que “no hay tal extranjerización, no hay tal otorgamiento de tierras. Lo que se anunció de parte del gobierno de la provincia es la posibilidad de la captación de inversiones de capitales árabes en proyectos de producción de alimentos”.