Nosotros los judíos brasileños, argentinos y uruguayos, no podemos permanecer en silencio frente a los recientes acontecimientos en Israel y Gaza. La escalada bélica está convirtiendo a Gaza, una de las regiones más pobres y más densamente pobladas del planeta, en un gigantesco montón de escombros y cadáveres. Los mercados, escuelas, mezquitas, residencias de todo tipo no están a salvo. Al otro lado de la frontera, los israelíes viven sorprendidos con un enorme fuego de cohetes procedentes de Gaza, dirigida principalmente a los civiles.

Entendemos que la base del actual conflicto tiene una compleja red de causas. En el ámbito político, hay un claro intento israelí de inviabilizar, manu militari, el gobierno palestino de unidad nacional, anunciado el pasado mes de junio. Es importante recordar que este gobierno estaría formado por tecnócratas y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, declaró que habría un reconocimiento inmediato de Israel, una base para las negociaciones de paz. A los extremistas enquistados en el actual gobierno israelí no les interesa el camino que conduce a un estado palestino independiente. El terreno militar completa el terreno político. Las armas traducen la falta de voluntad para el diálogo que los fundamentalistas de ambos lados alimentan desde hace mucho tiempo.

La ocupación de los territorios palestinos por parte de los colonos israelíes, muchas veces condenadas por la comunidad internacional, nunca se detuvo desde 1967 y es la principal causa estructural del conflicto palestino-israelí. Hay una continua expansión de los asentamientos ilegales con el sello estatal e importantes recursos de los aliados de Israel. La ocupación oprime al pueblo palestino de diversas maneras, que van desde el terror militar a las crecientes dificultades de comunicación.

Los israelíes acaban siendo también víctimas de la política colonial. Su sociedad nutre a los asentamientos de recursos esenciales para el desarrollo del país. Los colonos, fanatizados con espejismos mesiánicos, tienen un peso significativo en la política del país y envenenan el alma nacional con actitudes racistas y excluyentes. Las consecuencias de la brutalidad de los militares en el territorio palestino son devastadoras para la psique de los jóvenes, muchos de los cuales se han negado a servir en estas áreas.

Hay una falacia peligrosa detrás de las bombas, cohetes y morteros. Con la sofisticación de la tecnología militar, se creó la ilusión de que existe una solución militar al conflicto palestino-israelí. Impregna a cuarteles, bunkers y formadores de opinión. Es preciso decir un BASTA! muy firme a esa tendencia que sólo pospone, con gran sufrimiento, el trato indispensable entre las partes. Mientras que las armas hablan se silencia a los hombres.

Teniendo en cuenta estas observaciones, reivindicamos:

1. Un alto el fuego inmediato, incondicional y permanente entre Israel y la Franja de Gaza con la retirada de las tropas israelíes. Que el alto el fuego sea supervisado por las fuerzas de paz de la ONU.

2. Desocupación de los territorios palestinos, establecimiento de nuevas fronteras en base a las líneas existentes antes de la guerra de junio de 1967 y respetando la resolución número 242 de la ONU adoptada el 22 de noviembre de 1967.

3. Implementación de la fórmula Dos Estados para dos pueblos, con reconocimiento y garantías para la seguridad de ambos. Que el Estado palestino tenga derecho a mantener todas las instituciones que definen a un Estado moderno.

4. La lucha contra todas las manifestaciones de antisemitismo originadas en el conflicto entre los dos pueblos. Rechazamos enérgicamente los intentos de criminalizar a todo el pueblo judío, debido a las actitudes de los gobiernos israelíes.

ASA – Associação Scholem Aleichem de Cultura e Recreação (Rio de Janeiro – Brasil)

ADAF – Associação David Frischman de Cultura e Recreação (Niterói – Brasil)

Clube de Cultura (Porto Alegre – Brasil)

Casa do Povo/ICIB (São Paulo – Brasil)

ICUF – Ídisher Cultur Farband (Argentina)

Daniel Silber escribe » Hola compañeras/os: el documento que sigue fue elaborado por los compañeros de ASA (Rio de Janeiro) y nos solicitaron la adhesión. El ICUF lo hizo como tal. Lo que les pedimos ahora es que cada uno ustedes -si esta de acuerdo- también lo firme y se le haga llegar a quienes compartimos espacios e iniciativas. Quienes lo hagan, por favor colocar profesion y lugar de residencia.
Hay tiempo para firmar hasta el jueves por la noche, ya que los impulsores de esta actividad -los compañeros de ASA-, quieren lanzarla el viernes.
Las firmas, por favor enviarlas a este correo: damoisilber@gmail.com o a mirador@live.com.ar
Muchas gracias. Fraternalmente
DANIEL SILBER
Presidente
ICUF»