En abril comenzó la ejecución del proyecto “Nuestro Pensamiento”, una iniciativa que con el acompañamiento del Centro Nueva Tierra, llevaron a cabo Memorias de la Tierra, Red x la Identidad Formosa e Iglesia Evangélica Arbol de Vida, en la Comunidad del Pueblo Pilagá Ayo La Bomba de la localidad de Las Lomitas, Formosa. El proyecto cuenta con la financiación de CREAS, Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio.

El primer taller, dado íntegramente en lengua pilagá fue destinado a la difusión y debate del artículo 30 de la Convención de los Derechos del Niño (En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas o personas de origen indígena, no se negará a un niño que pertenezca a tales minorías o que sea indígena el derecho que le corresponde, en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión, o a emplear su propio idioma”).

NPa

La propuesta se basó en reflexionar juntos sobre los derechos de los niños en tanto derechos humanos, el fortalecimiento de la identidad indígena y el análisis de los problemas que ellos enfrentan ante los desafíos de este mundo globalizado.
Hubo actividades para un gran número de niños que concurrieron y se proyectó el corto “Abuela Grillo”, una leyenda del pueblo Ayoreo sobre el origen de las lluvias y la problemática actual del agua en las comunidades indígenas. Se pretendía establecer un puente de conexión entre los relatos de origen de los pueblos originarios y su aplicación al mundo de hoy.
Esos relatos, mediante los cuales lo antiguos se explicaban su relación vital con la naturaleza, contienen valiosísimos elementos para explicarse su “estar en el mundo” y sus relaciones comunitarias. Fueron transmitidos de generación en generación a vuelas y abuelos a nietos. Uno de los objetivos del proyecto es rescatar esas historias para desde allí, desde el pensamiento originario, “Nuestro Pensamiento” analizar el mundo de hoy, los logros alcanzados, las historias de lucha y los deseos libremente expresados de hoy.
El pueblo Pilagá sufrió en Octubre de 1947 una matanza en manos de la Gendarmería Nacional precisamente en el lugar de asentamiento de la comunidad. Se la llamo la “La Matanza de Rincon Bomba” y hoy tramita una causa por delitos de lesa humanidad en el Juzgado Federal de Formosa. Al taller concurrieron algunos abuelos sobrevivientes.

NP2

 

 

EL ORIGEN DE LAS FAMILIAS SEGÚN EL PUEBLO PILAGÁ – LA MUJER ESTRELLA

Cuentan las abuelas que originalmente las mujeres vivian en el cielo. Eran las Estrellas. De vez en cuando bajaban a la tierra para robar la comida de los hombres, cuando ellos se iban a cazar y a pescar. Para que no les roben la comida, los hombres ponían guardias.

Cuando las mujeres – estrellas bajaban del cielo, lo hacían por una larga soga. Un día uno de los guardias las descubrió y cortó la soga. Las mujeres que estaban arriba del punto del corte son hoy las estrellas del cielo. Las que estaban por abajo, fueron las mujeres que formaron las familias pilagá, y que enseñaron a sembrar el maíz, la sandía, el melón y otros frutos. La abuela cuenta que había un hombre muy sucio y por eso la gente lo maltrataba. El hombre miraba el cielo y descubrió una estrella muy linda, una mujer. La Estrella bajó del cielo y se casó con el. Lo limpió y le puso lindo el cuerpo. Ella le dijo al hombre que bajó del cielo porque el quería casarse con ella, pero que no debía ir al cielo con el porque allí hacía mucho frío. Ella iba dos o tres días al cielo y el se quedaba en la Tierra. Pero no la quería dejar porque la amaba. Un día fue al cielo con ella pero no pudo aguantar el frío y murió. Su tía encontró sus huesos en un árbol quemado.


CUENTAN LAS ABUELAS WICHÍ – MEMORIA DE LOS RIOS

Cuentan las abuelas wichí a sus nietos, en las noches alrededor del fuego, que ifwalas pantei (en los tiempos de antes), toda el agua del mundo estaba encerrada en un árbol, un gran yuchán (palo borracho). No existían los ríos. El árbol estaba lleno de pescados. Por eso la gente vivía cerca de el, festejando la pesca, con arco y flecha. Tokwaj, el tío travieso no estaba allí. Convertido en perro llegó hasta donde estaba la gente y comenzó a comer pescado y de todas las familias lo echaron. Los ancianos pensaron que podía ser Tokwaj y decidieron esperar. Al día siguiente, Tío Travieso estaba allí y el perro no. Tokwaj hizo su propio arco y flecha y se dispuso a pescar. La gente tenía miedo que pesque un inmenso dorado que había en el Yuchan. Lo atravesó con una flecha. Pero el pez era grande y se movía por el arbol golpeando sus costados, hasta que los rompió. Así se escapó el agua que era de Fwichilaj, un espíritu y su hijo. Ellos con una vara marcaban el camino del agua. Se separaron… uno caminó con la vara por el norte formando un río, el Pilcomayo. El otro por el sur, formó el Bermejo. A Tokwaj lo corrió el agua. Por eso si uno ve el Pilcomayo tiene muchas curvas, porque el siguió ese camino, y como estaba preocupado daba muchas vueltas. Tío Travieso alteró la pesca que antes estaba en el árbol, y ahora los wichí deben buscar el pescado a los largo de los ríos, en especial el sábalo que recorre muchos parajes hasta los weenhayek, los hermanosque viven del otro lado del Pilcomayo en un país que se llama Bolivia.

Asi cuentan las abuelas que se formaron los ríos que dan la vida.