‎120 jóvenes dirigentes sindicales, en el Ciclo de Formación organizado por el Ministerio de Trabajo. Acompañamos la metodología desde MAPAS. Un privilegio y un gusto.

Desde el pasado 8 de junio, cerca de 120 jóvenes provenientes de 40 organizaciones gremiales se reúnen todos los miércoles en el Ministerio de Trabajo para participar del ciclo de formación sindical para jóvenes dirigentes, organizado por dicha cartera.
Pero, qué es concretamente la formación sindical y por qué el ministerio se involucra en ella. Desde Trabajo entienden como formación sindical toda actividad que tienda al fortalecimiento de las organizaciones gremiales mediante la capacitación de sus cuadros y dirigentes. Y si bien sostienen que es una responsabilidad primaria de los propios sindicatos, afirman que “promover la existencia de organizaciones sindicales cada vez más calificadas, constituye un objetivo de interés nacional necesario para el sostenimiento de un desarrollo económico con justicia social”. Por este motivo, el ministro Tomada creó, hace cuatro años, un Programa especialmente orientado a apoyar estas actividades.

El Ciclo. “A diferencia de los proyectos que habitualmente apoyamos, señala el profesor Ricardo Gringras, coordinador del Programa, en esta oportunidad el ministro nos pidió que fuésemos nosotros quienes propusiéramos a los sindicatos una actividad. La intención es reafirmar la importancia que damos a la formación y la práctica político-sindical, generando un espacio dentro del propio ministerio para que nuevas generaciones de dirigentes conozcan y debatan las políticas que se están implementando”.
El programa del ciclo invita a los jóvenes a “imaginar el sindicalismo de los próximos 20 años” en diálogo con los funcionarios que cotidianamente gestionan las distintas áreas del organismo rector de las relaciones del trabajo. Noemí Rial, Álvaro Ruiz, Marta Novick, Emilia Roca, Héctor Palomino y el propio ministro son algunos de los funcionarios responsables de las exposiciones y debates con los nobeles dirigentes.
“Buscamos que los jóvenes puedan debatir entre ellos y con los funcionarios”, refiere Gringras. “Para eso, después de cada exposición se discute en grupos y hay un espacio para el intercambio entre todos.” Son muy notorias las diferentes experiencias de los participantes y sus maneras de encarar los temas. Y es muy interesante ver cómo se sorprenden entre ellos de esas diferencias. A los jóvenes que provienen de uniones nacionales, por ejemplo, les resulta raro que una federación logre representar a sus sindicatos de base en una negociación. Otro tanto sucede entre trabajadores del estado y de la actividad privada.

Nuevos conocimientos. Una de las primeras exposiciones del ciclo, a cargo de la secretaria de Trabajo Noemí Rial, se refirió a los marcos normativos de la acción sindical en nuestro país y la importancia de la negociación colectiva como ámbito en el que se expresa y se procesa el conflicto. En otro de los encuentros, Mónica Sladogna, directora de Fortalecimiento Institucional, planteó el desafío que significa para los sindicatos encarar la cuestión de la formación profesional.
“La idea no es que de estas conferencias los jóvenes salgan hechos unos especialistas”, explica Néstor Borri, coordinador de la agenda de actividades de taller, “sino que vayan reflexionando de manera conjunta sobre el impacto que tiene sobre los sindicatos cada tema. Para eso les hemos planteado cuatro grandes ejes donde hacer resonar las reflexiones y conocimientos colectivos que vayamos construyendo: la relación sindicalismo-sociedad; la dinámica, desafíos y desarrollo de la distribución de la riqueza y la justicia social, la relación capital-trabajo, trabajadores-patronales y, por último, la organización y vida interna de los sindicatos”.
El ciclo cierra el miércoles 3 de agosto con una exposición de Carlos Tomada sobre Democracia, inclusión, trabajo y organizaciones sindicales. Sus organizadores esperan que los participantes lleguen a ese día con nuevos conocimientos y, sobre todo, con una reflexión conjunta que permita un diálogo directo y enriquecedor con el ministro.

• INSTITUCIONAL. El Programa Apoyo a la Formación Sindical
Este programa brinda asistencia técnica y financiera para el desarrollo de actividades de formación sindical tendientes a fortalecer a las asociaciones sindicales.
Afirma el sitio web de Trabajo de la Nación: “Su principal objetivo es impulsar el desarrollo sindical orientado en la promoción de la existencia de organizaciones sindicales cada vez más calificadas, constituyendo un objetivo de interés nacional necesario para el sostenimiento de un desarrollo económico con justicia social”.
Por otro lado, afirma Gringras: “El respeto por la autonomía de los sindicatos en la formación de sus bases, cuadros y dirigentes, constituye el principio fundamental de este programa. Son los propios sindicatos los que deberán determinar los objetivos, contenidos y participantes de la formación sindical en función de sus propias necesidades y fines.”
Con estos fundamentos, se promueven proyectos financiados conjuntamente entre los sindicatos y Trabajo de la Nación, apuntando a una formación sindical permanente y auto sustentada dentro de las propias organizaciones sindicales.
Las acciones comprendidas por este programa están dirigidas a las asociaciones sindicales constituidas conforme la Ley Nº 23.551.