Organizado por el CENTRO NUEVA TIERRA, el viernes 19 de agosto se llevó adelante, en San Justo, La Matanza, la charla con el teólogo y filósofo brasileño Leonardo Boff, titulada “Justicia social, mística y política en el contexto actual”.

El encuentro, convocado en conjunto con una gran diversidad de organizaciones e instituciones sociales, políticas, culturales, pastorales y educativas, contó con la asistencia de 500 personas. A sala llena y con personas siguiendo la actividad desde la calle, Leonardo Boff expresó estar contento por la oportunidad y por el conjunto de su recorrido por Argentina. “Me siento muy feliz”, compartió desde el escenario del Ateneo Nestor Kirchner, ubicado en Almafuerte 2953.

La presentación de Leonardo Boff estuvo a cargo de Néstor Borri, director de formación de CENTRO NUEVA TIERRA. «Sabemos que estamos estamos en un momento muy difícil. Pero también que la derrota, el desierto, los momentos oscuros, no son la única palabra; son un lugar de camino. Es el momento de prueba, de probarse, de ir por más. De eso, vamos a hablar hoy», explicó el referente de NUEVA TIERRA al contar las razones del por qué conversar sobre «Mística, Justicia Social y Política» este 2016 con este reconocido teólogo y filósofo.

Leonardo Boff abrió el encuentro con una invitación: “Hoy más que nunca, tenemos que hacer política si queremos realizar nuestros sueños”. Y señaló: “El sistema mismo ya no funciona; tenemos que buscar caminos alternativos”.

El premio nobel alternativo con activa participación en la vida política de Brasil y que hizo público su apoyo a la presidenta Dilma Rousseff reflexionó: “Estamos en una situación dramática en el mundo, y uno puede interpretarlo bajo dos figuras: puede decir que es una tragedia pre-anunciada, o una crisis de civilización que nos obligue a cambiar”. Se trata, para Boff, de “un tipo de mundo que tiene que terminar: capitalista, neoliberal”. “Estamos en medio de una crisis de civilización, y como toda crisis, nos purifica, nos acrisola, nos mejora”, agregó ante un público emocionado.

En relación a esto, dijo que uno regresa de una crisis “con otro ánimo, dando importancia a las cosas más pequeñas, porque hay un cambio de mirada”. Y agregó: “Podemos superar esa crisis, y abrir un camino nuevo para Argentina, para Brasil, para la humanidad”.

“Vivimos un momento singular de la historia de la humanidad. Escuchamos dos gritos: el grito de la tierra, y el grito de los pobres. Hay que hacer de los dos, nuestro grito. Tenemos que actuar de tal modo, que ellos no necesiten gritar”, dijo también Boff, preocupado por la situación actual de la humanidad y de la naturaleza en tiempos del capitalismo neoliberal.

A modo de homenaje, Grupo Cultural Cruz del Sur entregó a Boff un recuadro con la figura de Atahualpa Yupanqui, artista admirado por Leonardo. También, Centro Nueva Tierra otorgó, junto al resto de las organizaciones co-convocantes, otro recuadro, esta vez con la imagen de América Latina, realizado por la artista Gisela Yammal.

Las organizaciones que acompañaron la convocatoria, fueron: ADAB (Agrupación Docente Azul y Blanco) / SADOP, Agrupación Celeste / SUTEBA – La Matanza, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos – La Matanza, Asociación Civil Cirujas, Bachillerato Popular Colihue, Bachillerato Popular Don Bosco, Casa de la Mujer Rosa Chazarreta, Centro de Educación Popular María Lujan, Centro de Protección de Derechos de Niñas Niños Adolescentes Guadalupe, Centro de Protección Don Bosco, Club Social y Deportivo Los Leones, Colectivo de Teología de la Liberación «Pichi Meisegeier», Comunidades Eclesiales de Quilmes, Comunidades Religiosas Insertas en Medios Populares – San Justo / La Ferrere, CTA – La Matanza, Editora Patria Grande, Editorial Chuquisaca Talleres, Estrategia Social del Sur (Mar del Plata), Foro Argentino de Radios Comunitarias, Frente para la Victoria – La Matanza, Fundación Armstrong, Fundación Concordia, Fundación Gente Nueva (Bariloche), Grupo Cultural Cruz del Sur, Grupo de Curas en la Opción por los Pobres, H.I.J.O.S – La Matanza, La Casona – IERP – Florencio Varela, Mutual Casa Latinoamericana, Ñande Roga Guazu (Clorinda) y Revista Comunitaria Todo De La Matanza.

 

VIDEO de la charla: Click acá

 

 

 

En una nueva visita a Argentina, el teólogo y filósofo brasileño, se encontró el viernes 19 de agosto con militantes y organizaciones sociales, políticas, gremiales, comunitarias y de derechos humanos del Gran Buenos Aires, para hablar sobre justicia social, mística y política en el momento actual de Argentina y América Latina.

Leonardo Boff es uno de los iniciadores y principales pensadores de la Teología de la Liberación latinoamericana. Comprometido con los derechos de los oprimidos y las causas populares, tiene una participación activa en la vida política brasileña. Sus contribuciones fueron reconocidas por el Papa Francisco en la elaboración de la encíclica Laudato Si.

En el actual contexto de los países de América Latina, frente a los desafíos para la democracia y la defensa de los derechos en la región, Leonardo Boff realizó un aporte para pensar de modo colectivo las formas de compromiso y las exigencias para las luchas por la justicia social. También, brindó elementos para la búsqueda de una mística a la altura de las construcciones políticas de estos tiempos.
***

Leonardo Boff es uno de los fundadores de la Teología de la Liberación latinoamericana junto a Gustavo Gutiérrez y otros teólogos de América Latina, y es también referente en todo el mundo de la lucha por los Derechos Humanos, la justicia social y la dignidad de los marginados y oprimidos. Es asesor en Brasil de diversos movimientos sociales como el Movimiento de los Sin-Tierra y las Comunidades Eclesiales de Base, entre otros. También es un activo dirigente del movimiento ecologista a nivel mundial. Renunció a la orden franciscana y su ministerio sacerdotal en 1992 frente a los intentos de silenciamiento por parte de las autoridades del Vaticano a raíz de sus posicionamientos y su cercanía con las causas populares. Desde entonces se desempeña como teólogo de la liberación, escritor, profesor y conferencista en los más variados auditorios de Brasil y el mundo. En 2001 recibió el premio Nobel Alternativo «por sus inspiradoras ideas y prácticos trabajos para ayudar a que las personas adviertan los vínculos entre la espiritualidad humana, la justicia social y el cuidado del ambiente», otorgado por la fundación sueca Right Livelihood Award. Las contribuciones en lo que hoy se conoce como Teología de la Liberación fueron reconocidas por el Papa Francisco en la elaboración de la encíclica Laudato Si. Es autor de más de 60 libros en las áreas de Teología, Espiritualidad, Filosofía, Antropología y Mística. La mayor parte de su obra ha sido traducida a los principales idiomas modernos.
***

Recorrido de Leonardo Boff en Argentina, Agosto 2016

9 de agosto – CÓRDOBA
16 a 19 hs
Auditorio de Radio Nacional. Av. General Paz y Sta Rosa
La necesidad de educar para cuidar.

10 de agosto – CÓRDOBA
18:30 a 22
Democracias latinoamericanas y proyectos populares. Auditorio UEPC (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba) Salta 140
Informes: Tiempo Latinoamericano

12 de agosto – LA RIOJA
Más información: UNLR – Secretaria de DDHH

16 de agosto – LA PLATA
15:30 hs
Honoris Causa de la Universidad Nacional de La Plata

17 de agosto – AVELLANEDA
15 hs
Isla Maciel

18 de agosto – CIUDAD DE BUENOS AIRES
19 hs
Facultad de Ciencias Sociales – UBA – Sede Constitución

19 de agosto – SAN JUSTO, LA MATANZA
18 hs
JUSTICIA SOCIAL, MÍSTICA Y POLÍTICA EN EL CONTEXTO ACTUAL
Anteneo Nestor Kirchner – Almafuerte 2953

20 de agosto – CIUDAD DE BUENOS AIRES
15 hs
Manzana de la Santa Cruz

22 de agosto – CIUDAD DE BUENOS AIRES
12 hs
ECOLOGÍA INTEGRAL PARA EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN
Salón de actos – Facultad de Agronomía – UBA
***

¿Por qué un teólogo de la liberación en la Argentina de 2016?

¿Por qué Leonardo Boff?

¿Por qué “Mística, justicia social y política”?

 

La teología de la liberación es una fuente, una parte, un aporte y un horizonte en las construcción políticas de América Latina.
El período histórico que vivimos en la región en el inicio del siglo XXI, con gobiernos populares y democráticos no salió de la nada: fue alimentado por múltiples experiencias sociales y culturales, organizativas e intelectuales. El cristianismo de América Latina, los actores de las iglesias comprometidas con los sectores populares, fueron y son una parte de esas construcciones.

Hoy, que vivimos un momento de fuertes exigencias, de posibles retrocesos; encontrarse con la teología de la liberación es mucho más que encontrarse con la religión o la Iglesia. Es encontrarse con las formas en que el pensamiento y la acción emancipadoras tienen raíces y sentidos en los religioso, en el cristianismo y el evangelio.
Acercarse a la teología de la liberación, los actores sociales vinculadas a ellas, y sus figuras intelectuales –como Leonardo Boff– es encontrarse con algo del fuego del compromiso, que enciende y puede iluminar la acción en las luchas presentes y las que vienen.

Para alimentar la militancia, para comprender el camino del pueblo y los sectores populares, para interrogar certezas, para construir sentido, para no caer en mistificaciones ni clericalismos (ni conservadores, ni progresistas), la teología de la liberación y el pensamiento-acción del cristianismo latinoamericano son elementos esenciales.

También, para entender el capitalismo actual, que funciona como una religión, es fundamental comprender, encontrarse e interrogarse desde la perspectiva de la experiencia espiritual.

Para entender América Latina, Lula, el Papa, el peronismo, el deseo de libertad y progreso, los modos de luchas y entregar la vida, las dinámicas de la economía, el rol de las iglesias, los desafíos democráticos de la pluralidad.
Para pensar y hacer, para conocer y encontrarse.

Pero sobre todo, para tener fuego y pensamiento, horizonte y caminos con los que encender fuerza popular, prácticas militantes. Ideas y palabras que plasmen proyectos.

Por eso también el título que le pusimos a la actividad: MÍSTICA- JUSTICIA SOCIAL-POLÍTICA.

Mística no sólo como experiencia individual o de bienestar esotérico, sino como elemento que abre la subjetividad política a los nudos centrales de la vida y de la historia. Justicia social no sólo como un valor histórico, sino como un clamor que debe ser escuchado y atendido, y una tarea de dignidad humana y de humanización. Política como una práctica vital, individual y colectiva, que plenifica la vida y la historia, encarnada en los límites pero sobre todo en el camino de los pueblos y los hombres y mujeres concretos.

Para el tiempo presente, con memoria y pensamiento, y para las luchas y construcción futuras. Por eso Leonardo Boff y por eso este tema.