Con fondos de la ONU reabre una imprenta autogestionada por chicos en situación de vulnerabilidad social

Una imprenta que fue creada por un cura párroco que militaba en asentimientos de emergencia en La Plata y que es autogestionada por chicos en situación de vulnerabilidad social, reabrirá sus puertas mañana gracias a la gestión de la Cancillería que consiguió financiamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La imprenta «Grafitos» integraba la Obra del Padre Cajade, un organización impulsada por un cura párraco que trabajó junto a los jóvenes en vulnerabilidad para su reinserción social y laboral en La Plata, pero en 2012 la falta de fondos para la compra de maquinarias y puesta en valor del lugar obligaron a que cerrara sus puertas.

A través de un convenio con la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad de La Plata, la imprenta reabrirá ahora como emprendimiento socio-productivo y comunicacional para jóvenes en situación de vulnerabilidad social.

El proyecto lleva el nombre de «Fortalecer la palabra, la tinta vuelve a su lugar», y se instrumenta por medio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) gestionado a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.

«El objetivo es volver a poner en funcionamiento la imprenta como un emprendimiento de carácter socio productivo y comunicacional para los y las jóvenes en situación de vulnerabilidad social que asisten a las casas de día de la Obra y conviven en el Hogar», explicó a Télam, Daniel Cajade, presidente de la organización.

La presentación se realizará mañana a partir de las 12 en calle 122 entre 63 y 64 de La Plata, en el marco de una jornada cultural que concluirá con la exposición de la decana de la Facultad de Periodismo, Florencia Saintout; Cajade y funcionarios de la Cancillería argentina.

«Este proyecto busca acompañar el hecho concreto de volver a hacer funcionar la imprenta que debió ser cerrada en el año 2012, además de montar una emisora radial en el mismo edificio», detalló Cajade.

El presidente de la institución social destacó que «actualmente se asisten y se brinda contención a 300 chicos entre niños, adolescentes y bebes» y explicó que «la idea es que tanto los jóvenes de la Obra como aquellas personas que lo deseen, puedan venir y capacitarse en el uso de las máquinas offset».

«La convocatoria es abierta, buscamos dar opciones y capacitar de manera gratuita, ya que hoy esta misma capacitación en Capital Federal es muy costosa y mucha gente no pueda pagarla», sostuvo.

En ese marco, adelantó que se llevará adelante la realización de un proceso de capacitación y producción en los lenguajes gráfico y radial a los jóvenes, para que «piensen a la comunicación como una herramienta fundamental en todo proceso de abrir la palabra, la expresión y la creatividad desde la construcción de sentidos propios sobre la realidad desde un enfoque en lo local y regional».

En relación a la imprenta, destacó que «gracias al financiamiento que obtuvimos hemos podido actualizar todas las máquinas y acondicionar el lugar» y anticipó que «la meta es generar convenios para poder trabajar con el sector público y privado, y generar ingresos alternativos para palear los costos del Hogar, el cual si bien recibe fondos del gobierno provincial por la Ley de Niñez, estos se pagan mal y a destiempo».

«Fortalecer la palabra» tiene como finalidad lograr la edición de una publicación bimestral que será diseñada por los propios jóvenes que son parte de la Obra del Padre Cajade, y que a su vez se articulará en el proceso de producción de noticias, con las radios comunitarias de la ciudad, para generar un circuito de producción de información alternativo a los canales tradicionales.

La obra del Padre Cajade realiza, desde hace casi 30 años, un trabajo dedicado a resguardar y garantizar los derechos de niños y adolescentes, llegando a tener hoy en día dos tres casas para atender a bebes, niños, jóvenes en situación de vulnerabilidad social, una casa de atención de madres en situación de emergencia, además de cuatro emprendimientos productivos: una granja, una panadería, la revista La Pulseada y la imprenta Grafitos.
25.04.15
Fuente: Télam