El Centro Nueva Tierra, en el marco de una iniciativa de la Coalición por una Comicación Democrática, se sumó al dictamen jurídico a favor de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual presentado el pasado lunes en 15 en Salta. Luego del largo camino de 25 años de lucha por la aprobación de esta normativa orientada a posibilitar una comunicación más democrática en Argentina, se presenta el momento de trabajar por su efectiva implementación. Este dictamen, presentado bajo la figura de Amicus Curiae («amigos del tribunal») es una herramienta jurídica en ese sentido y, al mismo tiempo, sintentiza y pone a la vista un cojunto de argumentos que buscan poner en su dimensión la importancia de la defensa de esta ley para la democracia en Argentina.

Más de veinte instituciones, entre las cuales se encuentran universidades nacionales, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, elaboraron un dictamen jurídico que sostiene la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. El documento fue presentado, en calidad de amicus curiae, en una causa que tramita ante la justicia federal de Salta. Este proceso se inició a fines de 2009, luego de que el juez federal Miguel Medina hiciera lugar a la medida cautelar solicitada por la ONG salteña Comité de Defensa del Consumidor (CODELCO) y suspendiera la vigencia de seis artículos de la norma.

El escrito fundamenta la adecuación de estos artículos de la ley 26.522 a los parámetros de la Constitución Nacional y los estándares internacionales sobre libertad de expresión. En particular, alega que los Estados tienen la facultad de regular la actividad de radiodifusión, y que en el caso argentino, la Constitución reconoce esta facultad al Congreso de la Nación. Además, el dictamen recupera los estándares internacionales de protección de la libertad de expresión y el derecho a la información, y numerosa legislación comparada, destinados a garantizar el pluralismo y la diversidad informativa. Sostiene también la legitimidad de los límites legales a la concentración de la propiedad de los medios, de las restricciones a la conformación de redes permanentes de programación, y de la fijación de pisos mínimos de producción local e independiente.

Los firmantes recurrieron a la figura de amicus curiae –“amigos del tribunal”–, la cual permite a terceras personas participar de una disputa judicial cuando acrediten un interés legítimo en el resultado del litigio. Estas presentaciones consisten en la suma de aportes técnicos, opiniones de especialistas y ejemplos de legislación comparada que pueden resultar de utilidad para un enfoque completo de la problemática.

En los próximos días podrán sumarse nuevas organizaciones que adhieran al dictamen. Los firmantes también prevén presentar escritos similares en otras causas en las cuales se discuta la constitucionalidad de la ley 26.522.

La presentación fue realizada de manera conjunta por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), instituciones académicas como las facultades de ciencias sociales de la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Nacional de La Plata, y la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, el departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Quilmes y el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Lanús. A ellos se sumaron los principales sindicatos que reúnen a los trabajadores de los medios de comunicación, como la Confederación Sindical de Trabajadores de los Medios de Comunicación Social de la República Argentina, la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa, el Sindicato Argentino de la Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos, el Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas, la Asociación Argentina de Actores, el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina, la Federación Argentina de Trabajadores de Imprentas, Diarios y Afines, la Asociación Argentina de Trabajadores de las Comunicaciones, el Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público y Afines, el Sindicato Único de la Publicidad, la Sociedad Argentina de Locutores, el Sindicato Argentino de Músicos y el Sindicato de Prensa de Rosario. También se incorporaron organizaciones que nuclean a radiodifusores como la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, el Foro Argentino de Radios Comunitarias y la Asociación de Radiodifusoras Bonaerenses y del Interior de la República Argentina y otras ONG interesadas en la defensa de la libertad de expresión, como el Centro Nueva Tierra.

Fuente: CELS