Los abogados del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) insistieron con un pedido de hábeas corpus que ya fue rechazado por un juzgado federal de Morón y por la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín. El adolescente desapareció hace más de cinco años en Lomas del Mirador..

La sala E del primer piso de los tribunales de Comodoro Py se colmó el martes 8 de julio de amigos, familiares y organizaciones sociales que buscan esclarecer la desaparición de Luciano Arruga. Con gran expectativa, los abogados del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) presentaron por primera vez ante la Sala IV del Tribunal de Casación Penal Federal un habeas corpus para que el Estado explique qué pasó y dónde está el joven de 16 años del que no se sabe nada desde el 31 de enero de 2009 en Lomas del Mirador, partido de La Matanza.
En realidad no fue un pedido, sino una insistencia, porque el recurso ya fue rechazado en dos instancias: por el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 1 de Morón y la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín.
«La audiencia de hoy (por ayer) fue más bien técnica. La Cámara de San Martín había rechazado nuestro planteo por considerar que ya se está investigando el hecho en la causa por desaparición forzada de persona. Entonces, sería como investigar dos veces lo mismo. Pero nosotros demostramos que solicitamos el habeas corpus para que la familia sepa qué pasó y dónde está Luciano. Y para ello, es necesario que el Estado en su conjunto ponga a disposición de este caso los medios necesarios para esclarecerlo», explicó a Tiempo Argentino el abogado del CELS Maximiliano Medina, quien fue el único orador en la audiencia, aunque a su lado estaban Vanesa Orieta, hermana de Luciano, y sus colegas Juan Manuel Combi y Paula Litvachky, la directora del Área Justicia y Seguridad del CELS.
Antes de dar por iniciada la audiencia, el presidente del tribunal, Gustavo Hornos, recordó que su colega, el juez Eduardo Riggi, solicitó licencia a principios de mes por lo que se tornó «abstracto» el pedido de la querella para apartarlo en esta instancia. Es que el magistrado había sido denunciado por el propio CELS por el supuesto cobro de sobornos en el caso de Mariano Ferreyra a cambio de beneficiar a los imputados. Finalmente, el tribunal quedó conformado por Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani.
En su exposición frente a los magistrados, Medina señaló que esa misma Sala IV, con los votos positivos de Borinsky y Hornos, ya había fallado a favor de al menos otros dos pedidos de habeas corpus, al mismo tiempo que las causas penales seguían su curso: se trata de los casos de Carlos Gustavo Cortiñas, hijo de Nora Cortiñas, desaparecido durante la última dictadura cívico-militar y el restante, e Iván Torres, quien fue visto por última vez en 2003 en la comisaría 1ª de Comodoro Rivadavia, Chubut.
Después de escuchar el planteo del CELS, el tribunal pasó a un cuarto intermedio. Si bien los jueces tienen cinco días hábiles para tomar o rechazar el caso, el presidente de la Sala aclaró que se tomará una decisión «con la premura que el caso y la medida amerita».
«Cada una de estas audiencias para nosotros es revivir lo que pasó con Luciano. Es muy doloroso. Es una tortura psicológica que padecemos desde hace más de cinco años. Buscamos una medida rápida y efectiva. Y, lamentablemente, no es la primera vez que lo pedimos. Ahora, esperamos que nos escuchen», le dijo Vanesa Orieta a Tiempo Argentino.
Una causa con muchas irregularidades
Desaparición
Luciano Arruga desapareció el 31 de enero de 2009 en Lomas del Mirador. Se cree que fue detenido ilegalmente por policías que lo llevaron al destacamento local.

Investigación bajo sospecha
En abril de ese año, fue apartada la fiscal Roxana Castelli, acusada de entorpecer la investigación al delegar la instrucción en los propios policías señalados por la familia Arruga como los sospechosos por su desaparición.

Pocos avances
Con el tiempo, la querella fue descubriendo diferentes irregularidades en la investigación. A mediados de 2012, el gobernador Daniel Scioli recibió a la familia y prometió donar el destacamento y exonerar a los ocho policías acusados de tortura y secuestro. Esto ocurrió parcialmente.

Causa paralela
A principios de 2013, es detenido y exonerado el policía Julio Diego Torales, por severidades y vejaciones cometidas en 2008 contra Luciano, en la misma dependencia.

Fuero federal
En enero de 2013, la causa queda en manos del juez federal de Morón Juan Pablo Salas. El expediente pasó de averiguación de paradero a desaparición forzada.

Denuncia
En octubre de 2013, se descubrió que la fiscal Celia Cejas, que intervino después de Castelli, había pinchado los teléfonos de la familia de la víctima. Pidieron el juicio político para ella y Castelli.

Fuente: www.infonews.com