Desde el centro Nueva Tierra lamentamos profundamente la muerte del ex presidente argentino y secretario general del la UNASUR, Néstor Kirchner.

Expresamos nuestro reconocimiento a su figura y la gestión presidencial que significó la recomposición de la presencia y rol del Estado y el ingreso del país un nuevo periodo social, político y económico que aún disputa su definición. Valoramos, con todos sus límites, los avances en materia de política pública que se desarrollaron durante su gobierno y que hoy estamos llamados a ampliar y profundizar.

Las decisiones políticas implicadas en el paso de Néstor Kirchner por la presidencia de la nación –que tienen que ver entre otras cosas con el ingreso de los derechos humanos y la disputa por la distribución de la riqueza a la agenda pública–, nos invitan a seguir andando y construir las dirigencias que hoy nuestro pueblo necesita.

La pérdida que hoy sufre la política argentina es un punto de inflexión para la historia del país y para toda una generación de argentinos. Una generación marcada por el acceso a la madurez política en esta etapa que –ya sea como elogio o por escarnio– lleva el nombre del ex presidente. Hoy es un día de duelo y tristeza que invita continuar las cosntrucciones y preguntarnos hacia donde vamos.

Para los que venimos de un cristianismo comprometido con y desde los pobres, ver llorar a los humildes y llorar con ellos, es siempre una invitación a pensar, a hacer y a tomar partido, con su historia, sus sueños y sus contradicciones. Con su vida: la de todos.

Equipo Centro Nueva Tierra