Cuando las comunidades en todo el mundo resaltan el 1ero de dciembre, Día Mundial de Lucha contra el SIDA, hay un nuevo énfasis en “Llegar a cero”: lograr cero muertes, cero en nuevas infecciones, y cero discriminación para el 2015. Estos objetivos, establecidos por la UNAIDS, establecen las metas para el tratamiento, la prevención, el cuidado y el apoyo necesario para vencer la pandemia del VIH.

Reduciendo el estigma, salvando vidas

La Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana (WACC) se centra desde hace mucho tiempo en las estrategias de comunicación con una sensibilización sobre los asuntos de género, para reducir el estigma y la discriminación relacionados con el VIH, esto es particularmente relevante en la actualidadpues las mujeres constituyen el 50% de las personas que viven con VIH,el 59% en África sub-sahariana.

Además de apoyar pequeños proyectos locales y participar en el apoyo internacional a través de la Ecumenical Advocacy Alliance (Alianza de Defensa Ecuménica, EAA por sus siglas en inglés), la WACC se ha unido a organizaciones, primero en Ghana y ahora en Nigeria, con proyectos más intensivos, y de larga duración con financiamiento del UKaid from the Department for International Development (UKaid del Departamento para el Desarrollo Internacional).

En Accra, el Consejo Cristiano de Ghana (CCG por sus siglas en inglés) emprendió un proyecto ambicioso en el 2008 para tratar el estigma y la discriminación relacionados con el VIH en tres distritos, para transformar a los líderes locales en defensores por los derechos y la dignidad de las personas que viven con el VIH. Más de 1700 líderesjuveniles, tradicionales, comunitarios,religiosos y mujeres, junto a maestros y maestras, trabajadores de la salud y profesionales de los medios se capacitaron y apoyaron a través del proyecto para emprender la defensa y la comunicación basada en los derechos.

El proyecto demostró la efectividad de la promoción y el apoyo a los líderes locales y el trabajo en red, en el desarrollo de la educación y de los materiales para la campaña en las lenguas locales apropiadas al contexto, incluyendo y dándole poder a las personas que viven con el VIH. Las historias y los testimonios de las personas involucradas demostraron que al reducir el estigma relacionado con el virus, se les otorga espacios para que quienes viven con el VIH identifiquen y propugnen por el cambios en las prácticas, y se produzcan cambios que transformen sus vidas.

El VIH y el SIDA han estado entre nosotros por 30 años, pero solo en los últimos años las estadísticas mundiales han demostrado que los avances médicos, un mayor acceso a los tratamientos, la educación comunitaria, los métodos integrales y estratégicos para la prevención, el cuidado y el apoyo han reducido el índice de nuevas infecciones por VIH y las muertes por enfermedades relacionadas con el SIDA. Sin embargo, el SIDA está lejos de su erradicación; hubo 2.7 millones de nuevas infecciones por VIH en 2010 y 1.8 millones de muertes debido a enfermedades relacionadas con el SIDA. Si bien casi la mitad de aquellos que viven con VIH en países de ingresos bajos y medios que necesitan tratamiento están recibiéndolo ahora, esto se traduce en que 7.6 millones de personas no están recibiendo tratamiento. Con un estimado de 34 millones de personas que viven con el VIH en todo el mundo, todavía tenemos que enfrentar los complejos problemas que llevan a la pandemia: la pobreza, la violencia, la marginalización y el silencio.

Los campamentos de oración como lugares de verdadera cura

Las creencias sobrenaturales sobre el origen del VIH y el SIDA, por ejemplo, han llevado a muchos en Ghana a buscar curas de los líderes espirituales, lo que muchas veces los lleva a descontinuar el régimen del tratamiento antiretroviral (ART por sus siglas en inglés), lo que los hace vulnerables a la explotación brutal por su desesperación por que se les restablezca su salud; los líderes espirituales conocidos como profetas y profetisas hacen funcionar ‘campamentos de oración’ en los cuales las personas que buscan ayuda se integran, a veces de forma temporal pero la mayoría de las veces permanentemente. Su trabajo no pagado y sus bienes materiales los ofrecen libremente a sus líderes a cambio de las oraciones. Muchas personas en fase terminal del SIDA son encadenados y golpeados para exorcizar los ‘demonios’.

El proyecto WACC-CCG ha llegado a 42 de tales campamentos de oraciones en Manya Krobo para aumentar el conocimiento del VIH y el SIDA, de los derechos de las personas que viven con el VIH, y del estigma y la discriminación que les acompaña. Una de estas historias exitosas es el campamento de oración de Nyame Sum bo, cuyos líderes el Profeta Isaac Mangotey y la Profetisa Lydia Amui accedieron a participar en el taller de capacitación para líderes religiosos. Después de esto, se convirtieron en parte de los líderes de las campañas de defensa, educando a los residentes de su campamento y alentándolos a que visitaran la Clínica St Martins para obtener tratamiento.

Amuy dice que “la ignorancia es mala y las personas han muerto por causas que pudieron haberse evitado porque el tratamiento estaba accesible y no lo sabíamos… he observado la transformación de cuatro personas que viven con el VIH quienes han recibido el tratamiento antiretroviral”. Estos líderes modelo de estos campamentos han pedido apoyo para llegar a otros campamentos de oración, en los cuales se mantienen aún las prácticas de explotación a las personas.

Los campamentos de oración, que son comunes en muchos lugares en Ghana, son sostenidos por varios factores; entre ellos, las creencias en las curas tradicionales para enfermedades que son incurables con la medicina occidental. Los líderes de los campamentos de oración son tratados como semi-dioses quienes, con intensas oraciones y hierbas, pueden curar todas las enfermedades, incluyendo el VIH/SIDA: esto sucede a pesar de los esfuerzos nacionales por dar a conocer la realidad sobre el virus.

Al llegar hasta los campamentos de oración, el proyecto es quizás uno de los pocos que conscientenmente ha hecho un esfuerzo por llegar a dichos campamentos y trabajar en asociación con profetas y profetisas que están dispuestos a ser parte de la solución.

Reclamar los derechos y proclamar la dignidad

En Lagos, Nigeria, la WACC en asociación con la organización Hope for HIV/AIDS International (Esperanza para el VIH/SIDA Internacional, HFA por sus siglas en inglés) están capacitando a líderes cristianos y musulmanes, y líderes comunitarios, para vencer la discriminación y el estigma, y capacitar a las personas que viven con VIH para que defiendan sus derechos. El proyecto, que comenzó en Julio de 2011, anticipa que capacitará a 2000 líderes religiosos y comunitarios para que puedan educar y apoyar a sus propias comunidades y liderar las campañas de defensa y de influencia para promover e implementar las iniciativas anti-estigma.

Si bien los que diseñan las políticas han demostrado liderazgo al aprobar legislaciones anti-estigma, el poder de los líderes religiosos y comunitarios para transformar las actitudes y comportamientos estigmatizantes ha estado inutilizada por mucho tiempo. El proyecto WACC-HFA ha recibido una respuesta entusiasta de las comunidades religiosas, demostrando que la diferencia entre la voluntad y la acción puede hacerse proveyendo el conocimiento, las herramientas y la confianza para hacer que el cambio se efectúe.

Donde la WACC hace la diferencia

En un momento en que la respuesta mundial al SIDA está enfrentando nuevos llamados para demostrar su efectividad y uso estratégico de recursos, la experiencia de los proyectos de la WACC demuestra la profundidad y el poder transformador de la incorporación intencional de la comunicación y la defensa sobre la base de los derechos en lo que podría ser visto como proyectos “solo para el desarrollo”.

Al conmemorar el Día Mundial de lucha contra el SIDA en este año, la WACC está vigorosamente haciendo un llamado para el uso acelerado de los medios de comunicación por las redes locales y globales para facultar a las comunidades para que acometan las causas fundamentales r del VIH y el SIDA con una visión de “llegar a cero”.

“Para que el cambio suceda y sea sostenible, la comunicación y la religión pueden combinarse para educar, motivar, equipar y facultar a las comunidades para que enfrenten el VIH y el SIDA y reduzcan la discriminación y el estigma”, expresó la Secretaria General de la WACC, la Rev. Karin Achtelstetter Seguidamente pueden encontrar recursos útiles para conmemorar el Día Mundial de Lucha contra el SIDA:

  1. Enfrentando el VIH y SIDA: Media Development, revista trimestral de la WACC’s.
  2. Ecumenical Advocacy Alliance Resources: http://www.e-alliance.ch/en/s/hivaids/world-aids-day
  3. UNAIDS: http://www.unaids.org/es/
  4. Campaña Stop AIDS
  5. Media Alert: Religious Leaders Gather in Toronto to Review Commitment to HIV ( Alerta de los Medios de difusión: Líderes religiosos de reúnen en Toronto para revisar el compromiso con el VIH).

 

____________________

La WACC promueve la comunicación para el cambio social.  La WACC sostiene que la comunicación es un derecho humano básico que define la humanidad común de la gente, fortalece las culturas, facilita la participación, crea comunidad y cuestiona la tiranía y la opresión.

____________________

Fuente: WACC