El CENTRO MAPAS de formación política acompañó con su metodología y propuesta pedagógica el Ciclo de Formación Sindical para Jóvenes Dirigentes, organizado por el Ministerio de Trabajo de la Nación. Todos los miércoles desde el 8 de junio hasta el 3 de agosto, se reunieron cerca de 120 jóvenes provenientes de 40 organizaciones gremiales en un espacio de reflexión colectiva.

Ricardo Gringras, coordinador del Programa de Apoyo y Formación Laboral, en el que se enmarca el ciclo, señala hacia donde va la propuesta: «La intención es reafirmar la importancia que damos a la formación y la práctica político-sindical, generando un espacio para que nuevas generaciones de dirigentes conozcan y debatan las políticas que se están implementando».

El programa del ciclo invita a los jóvenes a «imaginar el sindicalismo de los próximos 20 años» en diálogo con los funcionarios que cotidianamente gestionan las distintas áreas del organismo rector de las relaciones del trabajo. Noemí Rial, Álvaro Ruiz, Marta Novick, Emilia Roca, Héctor Palomino y el ministro Carlos Tomada fueron algunos de los funcionarios responsables de las exposiciones y debates con los dirigentes.

«La idea no es que de estas conferencias los jóvenes salgan hechos unos especialistas»- explica Néstor Borri, coordinador de MAPAS y responsable de la agenda de actividades del trayecto formativo- «sino que vayan reflexionando de manera conjunta sobre el impacto que tiene sobre los sindicatos cada tema. Para eso les hemos planteado cuatro grandes ejes donde hacer resonar las reflexiones y conocimientos colectivos que vayamos construyendo: la relación sindicalismo-sociedad; la dinámica, desafíos y desarrollo de la distribución de la riqueza y la justicia social; la relación capital-trabajo, trabajadores-patronales; y, por último, la organización y vida interna de los sindicatos».

El último encuentro del ciclo, realizado el día 3 de agosto, estuvo presente el ministro de trabajo Carlos Tomada, quien destacó la voluntad de los jóvenes que deciden representar a sus compañeros de trabajo, como condición fundamental de todo dirigente sindical. A renglón seguido, agregó que hoy resulta imprescindible, sumar a esa vocación, «la formación y el conocimiento; no sólo el conocimiento académico, sino todos aquellos saberes que se aprenden en el lugar de trabajo: sobre la conformación de la empresa, la tecnología y las distintas formas de organización del trabajo».