Ahora que sí nos ven

Ahora que sí nos ven

Por: Marta Dillon, en Página/12 Otra vez, por cuarta vez, volvimos a tomar la calle. Otra vez, por cuarta vez, con la fuerza de una marea, un desmadre que inunda el lecho por el que las aguas se conducen y se desbordan, llenando las grietas, los huecos,  los accidentes, las diferencias que a veces parecen abismos pero ahora no. Porque ahora éramos todas, las madres, las que no quieren serlo, las jóvenes y las viejas, las que llegaron con sus amigas, las que llegaron con sus compañeras de organización, las que habían discutido dentro de sus sindicatos, las sindicalistas que habían llamado al paro, las que fueron empujadas por las bases, las que se creen buenas, las que tienen orgullo de ser malas, las que venían por primera vez, las que temían que la fiesta no se fuera a repetir, las que convirtieron el duelo por las que nos faltan en un evento de resistencia vital, rebelde, memoriosa. Tuvimos conciencia de estar caminando sobre huellas, sobre esas que dejaron los pies pequeños de Nora Cortiñas, la Madre de Plaza de Mayo que cerró el acto reclamando que “nunca más nos invisibilicen”. Nunca Más, sí, Nunca Más, esa declaración popular por los Derechos Humanos, la que cierra como en un círculo perfecto todo lo que condenamos, lo que despreciamos, lo que nos obliga a un deber de Justicia siempre perseguida en ese mismo trayecto que recorrimos ayer, las mujeres de todos los colores, las mujeres de las muchas lenguas, en diálogo con geografías lejanas, en una complicidad insólita por su transversalidad, por su decisión, por su persistencia. No es la...
Tras la marcha “Ni una menos” aumentaron ocho veces los llamados a la línea 144 por violencia de género

Tras la marcha “Ni una menos” aumentaron ocho veces los llamados a la línea 144 por violencia de género

Por: Télam La cantidad de llamados para buscar asesoramiento sobre violencia de género se incrementaron en las últimas 24 horas, tras la multitudinaria marcha, de las cuales el 30 por ciento correspondió a mujeres que vivían situaciones de violencia. “Teníamos un promedio de 1.500 llamados diarios que subieron a 13.700, aumento que considero que se debe a la marcha NiUnaMenos del miércoles y a la conciencia social que se generó en los últimos días a partir de esta manifestación”, dijo a Télam, Mariana Gras, titular del Consejo Nacional de las Mujeres (CNM). La funcionaria detalló que “el 30 por ciento de los llamados son de personas que viven situaciones de violencia; el 40 por ciento son familiares y amigos que buscan asesoramiento y otro 30 por ciento son llamados de personas que quieren constatar que la línea funcione”. Gras recordó que “contamos con 6.600 recursos en todo el país para hacer las derivaciones, tanto a ONGs, como organismos nacionales, provinciales y municipales, los cuales son monitoreados”. La línea fue oficializada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en septiembre de 2013 y desde ese momento y hasta marzo de esta año “recibió 97.000″ llamados, señaló la presidenta del CNM. En:...
#NiUnaMenos : la mirada de M.A.F.I.A.

#NiUnaMenos : la mirada de M.A.F.I.A.

05/06/2015 En Buenos Aires, pero también en otras 100 ciudades de Argentina, el miércoles 3 de junio se escuchó un solo grito “Ni una menos”. Reclamando contra la violencia hacia las mujeres y para que se termine de implementar la ley contra los femicidios de forma integral. El cineasta y poeta César González opinó en su Facebook: “Que bello que mis ojos vean un día donde casi toda una sociedad entera se une bajo una misma consigna,con banderas de todos los colores, algo pocas veces visto, ojalá afirme los cimientos de una nueva concepción de la mujer. Basta prender el televisor o conectarse a internet para encontrarse un régimen que las quiere sumisas, cosificadas y envueltas en una bolsa de plástico, una sociedad que justifica sistemáticamente la muerte con argumentos rebalsando insensibilidad. Celebro ese grito desgarrador que nos interpela a nosotros los hombres, culpables con nuestras conductas de este infierno terrenal, donde nosotros los hombres, administramos el azufre. ¡Por eso lo más importante es no ser hipócrita, admitir nuestra responsabilidad y ser más practica que discurso!”. La periodista Sandra Russo publicó lo siguiente en Página 12: ““Ni una menos” es una aspiración o una exigencia o un grito que ya se puso en marcha en la Argentina. Nada nos hacía esperar, después de tanto tiempo de insistencia, que una convocatoria surgida de un grupo de periodistas y activistas de género iba a correr como un reguero prodigioso de buena voluntad entre hombres y mujeres, y que a la enorme mayoría de quienes escucharon y adhirieron a esa consigna la acompañara el buen tino de hacerla transversal y preservarla de...
Deudos de víctimas de femicidio, en el vacío de la tumba

Deudos de víctimas de femicidio, en el vacío de la tumba

03/06/2015 Interpelan a la sociedad exigiendo justicia porque los crímenes de sus familiares siguen sin resolverse. Viven la vida que les quedó: sin sus hijas y sus mamás “menos”. Hoy, a las 17, la marcha #NiUnaMenos se realizará en 70 ciudades del país. A la memoria de cada ciudadano volverán los casos de femicidio para hacerse cargo de la verdad del Estado ausente, las políticas cosméticas, la connivencia de todos ante la complicidad entre los criminales y la Justicia y las fuerzas de seguridad. Todos nombran a estas mujeres arrogándose el derecho de decir quiénes eran, cuáles eran sus tribulaciones. “El asesino de ella nos mató a todos nosotros”, dijo Victoria del Carmen Ramírez (39), mamá de Paola Ramírez (16), hallada muerta el 11 de mayo de 2014, a 6 km del expeaje de Aunor. “Cuando ella se murió me arrancaron el corazón y me siento muerta”, expresó Ana Fernández (53), mamá de Cintia Fernández, quien apareció estrangulada en su departamento de Parque La Vega el 3 de mayo de 2011. “Con tanto sacrificio la crié como madre soltera y vino un tipo y la mató. Parte de mí se fue con ella”, manifestó Gerónima Llanos, mamá de Mirta Llanos, hallada sin vida el 2 de diciembre de 2010 en su casa del barrio Santa Clara de Asís. “Mi mamá murió en un acto heroico, pero me hacen falta su voz y sus consejos todos los días”, dijo Sofía Murillo (20), hija de Evelia Murillo (44), la maestra rural asesinada de un tiro el 3 de octubre de 2014 en el paraje El Bobadal. Ellas saben cuál es el...
La mala víctima

La mala víctima

Melina Romero fue presentada, como muchos otros jóvenes pobres, por sus carencias: ni estudiaba, ni trabajaba, ni era una “buena adolescente”. Confirmada su muerte, hoy no es una buena víctima. Para Ileana Arduino, abogada con experiencia en políticas de género, el caso Melina es la consecuencia de modos de relación dominante: vivimos en sociedades que enseñan a las niñas a no ser violadas en lugar de enseñar a los varones a no ser violadores. Una niña de 17 años aparece embolsada en plástico negro, sumergida en aguas podridas del conurbano bonaerense, abonando así al rito ya reiterado de cuerpos de mujeres tratados como basura. Como un acto reflejo, la misoginia motorizada por la maquinaria comunicacional hegemónica abusa de su extendida empatía, apunta y dispara, sin rodeos hacia ella (s). Asistimos por estos días al discurso que se concentró en la víctima con oscilaciones más o menos explícitas hacia otra mujer, su madre. La condición policial del padre, que atendiendo el lugar de los hechos y la tradición de crímenes mafiosos que atraviesa a la institución que integra podría habilitar las más diversas especulaciones, fue puesto en la escena mediática al solo efecto de reforzar cuán desobediente, cuán desafiante ha sido esa niña y sus opciones de vida. Ese empecinamiento en culpar a la víctima resurge con un vigor intacto y excede la irresponsabilidad individual o corporativa de quienes lo han expresado. Desde que se ha reconocido a la dimensión simbólica y la expresión mediática como formas de violencia de género, hubo conquistas y avances, pero casos como el de Melina marcan cuán difícil es el camino para la remoción...

Pin It on Pinterest