Impacto del plan Progresar en la distriución del ingreso

Impacto del plan Progresar en la distriución del ingreso

Leemos en Página/12 un adelanto de un estudio del Centro de Estudios Laborales del CONICET sobre el impacto el plan PROGRESAR en la distribución del ingreso. Va la nota con algunos subrayados. ECONOMIA › UNA INVESTIGACION DEL CONICET MIDE LAS MEJORAS EN EQUIDAD SOCIAL GENERADAS A PARTIR DEL PLAN PROGRESAR Un salto de siete años en la distribución del ingreso El informe pondera los avances en equidad social que produce el plan que asigna 600 pesos a jóvenes para completar estudios. Por David Cufré La puesta en marcha del Programa de Respaldo a Estudiantes Argentinos (Progresar) puede adelantar en un año las mejoras en la distribución del ingreso que en condiciones normales llevaría por lo menos siete. Se entiende por condiciones normales una economía en crecimiento, con avances en la cantidad y calidad del empleo y un aumento en los ingresos de los trabajadores. “Es un salto mayúsculo en materia de equidad social”, definen los autores del primer estudio pormenorizado sobre el impacto distributivo del plan, el cual asigna 600 pesos por mes a jóvenes de entre 18 y 24 años para ayudarlos a completar estudios primarios, secundarios, terciarios, universitarios o capacitarse en algún oficio. La investigación será publicada en los próximos días por el Ceil-Conicet. Página/12 accedió a un adelanto de los resultados principales del relevamiento. Se sustenta en cuatro indicadores de desigualdad social –Gini, Atkinson, Entropía y Ratio– y concluye que la reducción de la inequidad gracias al Progresar oscila en un rango del 5 al 8 por ciento para el total de la población y del 15 al 30 para el universo de jóvenes al que...
Jóvenes e inclusión:La categoría “ni-ni” en debate

Jóvenes e inclusión:
La categoría “ni-ni” en debate

Empezamos con una serie de artículos e insumos para discutir la relación de los jóvenes con la educación, el trabajo y la inclusión en Argentina hoy. Un debate central en la construcción de un país con mayor igualdad y justicia. ¿Quiénes son los jóvenes ni-ni? Por María del Carmen Feijoó y Leandro Bottinelli Efectismo, amenaza y golpe bajo constituyen el aura implícita que rodea la noción de “ni-ni”, esa denominación tan extendida que alude a los jóvenes que no trabajan ni estudian. El sociólogo francés Louis Wacquant invita a prestar atención al poder constitutivo que tienen los discursos sobre las realidades. La forma en que nombramos los problemas configura y da sentido a su interpretación, así como también impone límites a sus posibles transformaciones. La referencia parece oportuna para debatir esta categoría. De un uso inicial algo críptico y para expertos, la expresión –que tanto encubre como limita– se ha generalizado y ahora es de uso común. En un sentido positivo, es un fanal para identificar y tematizar, de manera novedosa, un antiguo problema social. Como señalaron los politólogos Guillermo O’Donnell y Oscar Oszlak hace ya más de treinta años, el reconocimiento colectivo de un problema social es el paso que habilita la búsqueda de respuestas políticas. En la Argentina, la discusión de los dos últimos años se ha centrado en la dimensión cuantitativa: cuántos jóvenes están incluidos en ese doble cruce. Por legítimo que resulte, ese interés dejó de lado la preocupación por el contenido del concepto y las diversas dimensiones del problema al que alude. En otros casos, el foco estuvo puesto en la comparación con las...

Pin It on Pinterest