La Junta Directiva Nacional de la Conferencia Argentina de Religiosas y Religiosos (CONFAR) mantuvo un encuentro con las Abuelas de Plazo de Mayo. Luego del cónclave le enviaron una misiva para «hacerles llegar nuestras resonancias y compromisos en sintonía con nuestra Iglesia a nivel nacional y mundial, estamos convencidos que no podemos quedarnos al margen de esta causa», explicaron.

MUY QUERIDAS
“ABUELAS DE PLAZA DE MAYO”
__________________________
Ante todo reciban un afectuoso saludo y nuestra gratitud por el hermoso momento de diálogo, reflexión y lectura crítica de
nuestra realidad que nos regalaron con ocasión de la visita de Rosa Tarlovsk y de Roisinblit, Clarisa Veiga y Fortunato Mallimaci. ¡Cuánto apasionamiento en favor de la vida nos contagiaron!
Como Junta Directiva Nacional, representante de toda la Vida Religiosa de nuestro país, queremos hacerles llegar nuestras resonancias y compromisos asumidos como consecuencia del encuentro mantenido.
En primer lugar queremos compartirles que, en el marco de nuestra consigna trienal que nos impulsa a estar “donde la Vida reclama” y en sintonía con nuestra Iglesia a nivel nacional y mundial, estamos convencidos que no podemos quedarnos al margen de esta causa. Queremos hacerlo desde una mirada de fe, como expresión
de fidelidad al Señor de la Vida y con humilde espíritu de servicio.
Por tal motivo nos ponemos a disposición para colaborar desde nuestro espacio en la campaña de búsqueda de nietos apropiados indebidamente, que Uds. llevan adelante. Concretamente, consideramos que podemos dar los siguientes pasos:

•Inicialmente acercarnos a dialogar con las congregaciones que con mayor seguridad pueden aportar datos, a fin de generar un
nexo que les permita a Uds. acceder más fácilmente a conversar con sus responsables.

•En un segundo momento invitar a todas las congregaciones del país, a través de nuestras redes de comunicación nacional, a hacer
memoria, eventualmente revisar sus archivos y aportar los da
tos que posean, que puedan serles útiles y que cuenten con cierto nivel de credibilidad. Esto irá acompañado de oportunas campañas de concientización en las redes sociales propias de CONFAR y las de dichas congregaciones.
• Al mismo tiempo pensamos que es oportuno ligar esta búsqueda con otras redes de defensa de los derechos humanos que animamos desde la vida religiosa, como las redes contra la trata de personas, infancias robadas, etc., pues entendemos que el problema de fondo no ha quedado en el pasado sino que, con otras causales y metodologías, sigue afectando a numerosos niños y adolescentes hoy en día.

• Creemos también que esta reflexión y las consiguientes acciones que se puedan emprender, debemos ampliarlas a los espacios
con que contamos en nuestra organización nacional y regional. Esto encontrará un momento privilegiado en nuestra reunión de Consejo General, en el mes de octubre, en el transcurso del cual deseamos realizar un gesto público de apoyo a la causa que Uds. llevan adelante. Con humildad y entusiasmo queremos aportar este pequeño granito de arena en la construcción conjunta de una sociedad basada en la verdad, la justicia, la fraternidad y la caridad.
Quedamos a su disposición para continuar con el diálogo iniciado y les aseguramos nuestras oraciones para que el Dios de l
a Vida, el Dios Padre/Madre, las aliente cada día y haga fructífero este esfuerzo mancomunado de tantas mujeres y varones de buena voluntad.
En nombre de las/os hermanas/os de la Junta Directiva Nacional

Hna. Marisa Biasutti, HSAP
Presidenta de CONFAR

Hna. Adriana Cecchi, APSM
Secretaria Ejecutiva

Carta_a_Abuelas