Queridas Hnas y Hnos:

Les escribimos desde Vallejuelos para compartir con Uds. donde nos encontramos en este momento y como nos vamos sintiendo. Desde ya que las argentinas estamos pasando un momento particular por la muerte de nuestro ex presidente Néstor Kirchner. Pedimos sus oraciones por nuestra Patria, nuestro Pueblo y la Presidenta Cristina Fernández, su viuda, en este momento.

Hace una semana que la comunidad de Codalc quedó conformada por María Marciano (Monteils), Mercedes Moreno  (Santa Catalina) Marleni Guiraldo Ramirez (laica dominica de Santa Catalina de Siena)) y Noemí Zambrano (Nstra Sra. del Rosario y Santa Catalina de Siena). Estamos alojadas en la casa de las Hermanas de Monteils en Vallejuelos hasta tanto se resuelva el tema de vivienda para nosotras. Las hermanas de esta comunidad nos han acogido con mucha generosidad. Y seguimos a la espera de July del Congo, quien parece llega en noviembre sí los trámites de visa lo permiten.

Como todas sabrán la situación en Haití ha empeorado nos recuerda el título del libro de García Márquez, “Crónicas de una muerte anunciada”, en este caso sería  “Crónicas de muchas muertes anunciadas”. El cólera es una en enfermedad del siglo XVII  poco frecuente en los países industrializados, de hecho no hubo ningún brote en los últimos  100 años; no obstante, esta enfermedad  es común en otras partes del mundo como el  subcontinente Indio, Sureste Asiático, Latinoamérica y el África Subsahariana. Pobreza, falta de un sistema sanitario, agua no potable y/o contaminada, tormentas tropicales, en síntesis miseria es el nicho ecológico perfecto para esta y otras enfermedades de siglos pasados ya superadas en países desarrollados.

Lamentablemente desde el terremoto de enero la situación en Haití no vario. De la ayuda prometida por los países sólo llegó un 2% de acuerdo a los datos del Forum Social de las Américas que se reunió en Paraguay en el mes de setiembre. Sandra Quintela, socio-economista del Instituto Políticas Alternativas para el Cono Sur (Pacs) en dicho encuentro decía: “Tantas promesas y no sucede nada. ¿Por qué? La comunidad internacional no está interesada en la reconstrucción social. La comunidad internacional está preocupada por la cuestión económica, o sea, por la instalación de empresas, por la concesión de nuevos préstamos y por las privatizaciones, como ya sucedió con la telefonía”.

Y de la ayuda llegada no arriba nada a las poblaciones más alejadas de la capital. Este es el caso de Los Cacaos donde intentamos acompañar el Proyecto de Codalc Dignidad Humana. El número de habitantes en esta comunidad ascendió a los 32,752, debido a que en promedio semanal 150 familias (8 personas por  familia) se desplazan hacia las comunidades fronterizas luego del terremoto de enero.

El foco de infección del cólera se detectó en el río Archibonito, que sirve  de frontera entre Rca. Dominicana y Haití. Y es el río donde la gente de Los Cacaos toma el agua, se baña, hace sus necesidades. Por ello vemos que esta población está en alto riesgo. Hasta ahora, según la Organización Mundial de Salud, el cólera en Haití ha provocado 456 muertos y hay 4.147 enfermos. Sin contabilizar las comunidades rurales. Hace dos días los muertos ascendían a 256 y los infectados a 3500, aproximadamente. En realidad nadie tiene los datos precisos, les recordamos que aquí no hay luz, agua, servicios de comunicación, carreteras, por lo que acceder a datos exactos es una quimera.

Desde esta realidad es que vimos la urgencia  de reunirnos con algunos animadores de las comunidades y preguntar que sabían sobre el cólera y lo que estaba sucediendo en el país. Así constatamos que no tenían ninguna información.  Luego de dialogar con ellos vimos la urgencia de iniciar una campaña preventiva a la que dimos inicio ayer ayudada por Oxami, un joven que nos hizo de traductor y Alexei un médico cubano. Las medidas de prevención están relacionadas con agua, cocción de verduras, uso de letrina, acudir rápidamente al médico en caso de declararse los síntomas. Por supuesto todos estos medios son de lujo en Los Cacaos y en el caso del médico inexistente. Para llegar a la clínica más próxima tendrían que viajar unas tres horas por caminos sumamente deteriorados y en caso de lluvias intransitables.

Ante esta situación de emergencia y con la vida amenazada de esta comunidad de Los Cacaos es que consideramos urgente continuar con el plan de prevención y preparar un lugar para la atención de enfermos, en caso que los haya, lo que es muy probable o anunciado. Para ello estamos viendo las posibilidades de:

1-   Arreglar un centro de salud que no tiene ventanas, falta parte del techo y no tiene baño, entre otras características.

2-    La contratación de un médico que asista en este tiempo de emergencia.

3-   Conseguir los remedios pertinentes para combatir esta enfermedad, camas, colchones, etc.

Para esta emergencia nos contactamos con Acción Verapaz, quienes nos pidieron un proyecto para ver la posibilidad de apoyarnos. En esa tarea estamos,  como también preparándonos para reunirnos el sábado con los agentes comunitarios  que están   visitando cada uno/a   25 familias para llevar el folleto sobre cólera,  compartir la información recibida y detectar casos de diarreas. En este encuentro avanzaremos sobre la preparación de letrinas ya que sólo un 30% de la población tiene en sus hogares y el arreglo del centro de salud.

Bueno en este momento hemos llegado hasta aquí, con algunos problemitas de salud mínimos relacionados con la adaptación de nuestros organismos y con el espíritu dispuesto a acompañar a nuestr@s herman@s de Haití que están siendo tan abatid@s por la injusticia estructural y globalizada.

Cariños,

Noemí
noemagda@yahoo.com.ar