El 30º aniversario de la recuperación del ejercicio democrático en Argentina es también el primer día de un tiempo exigente y esperanzador.

Con el fallo de la Suprema Cortede Justicia sobre la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, se abre la posibilidad de que esta norma, largamente soñada y disputada, sea la piedra de toque de los próximos 30 años de democracia.

Desde el CENTRO NUEVA TIERRA celebramos con honda alegría este logro de largo aliento. Felicitamos y agradecemos a todos los hombres y mujeres, organizaciones y grupos, que desde diferentes lugares del territorio nacional, desde ámbitos sociales, públicos e institucionales, con distintas formas de compromiso, vienen dando batalla con entusiasmo por el derecho a la comunicación.

Reconocemos especialmente el esfuerzo y el trabajo incansable de nuestro compañero Néstor Busso, miembro fundador del CENTRO NEUVA TIERRA y del Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO), hoy Secretario de Derechos Humanos de la Provincia de Río Negro. Su militancia, gestión, ánimo democrático y compromiso sostenido durante décadas es una parte importante de esta historia.

Saludamos también a FARCO y a todos los comunicadores que desde las radios y los medios comunitarios en todo el país, bregan por poner en práctica una comunicación con los sectores populares como protagonistas.

El CENTRO NUEVA TIERRA es hijo de la reapertura democrática. Todos estos años hemos trabajado a nivel nacional junto a muchos compañeros y compañeras para dar espesor y profundidad a la democracia. Buscando aportar a la construcción del sentido y el cuerpo de los procesos sociales que la sostienen. Apostando a la recomposición del Estado democrático y de las políticas públicas como ámbito de implicación y compromiso desde una perspectiva cristiana de opción por los pobres. En esa tarea –que continúa– la promoción del derecho a la comunicación y la justa distribución de la palabra tuvo y tiene un lugar central.

Durante el proceso de gestación de la Leyde Servicios de Comunicación Audiovisual, la sede de nuestro CENTRO fue el lugar de reunión de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, actor nacional que nucleó a más de 300 organizaciones sociales, medios comunitarios y populares, universidades, sindicatos, cooperativas. “Autor” colectivo de los 21 Puntos Básicos por el Derecho a la Comunicación que son el espíritu de la nueva ley. Formamos parte de esta coalición y abrimos las puertas de nuestra casa asumiendo la vocación de “hacer lugar” a los que trabajan por la justicia, la libertad, la felicidad de todos y, especialmente, los más pobres.

A 30 años del día que volvimos a votar, seguimos trabajando por recomponer lo que la última dictadura militar en Argentina desarticuló: el sujeto de la democracia. Desde sus inicios, NUEVA TIERRA buscó reubicar el compromiso con las mayorías y sus organizaciones en el campo de la reflexión latinoamericana, la teología de la liberación, la posibilidad de que la palabra que se hace carne, fuera una palabra de emancipación y de «Buena Noticia para todo el pueblo». Hoy la buena noticia versa sobre la democratización de la palabra. Algo que lejos de estar garantizado, invita a todos a trabajar por su concreción.

Hecha la ley, se presenta el desafío de construir la trama de actores que pueda sostener y proyectar una política pública consistente para la democratización de la democracia. Y, también, la exigencia de tramar con creatividad y coraje las conexiones de esta conquista –y sus aprendizajes– con los derechos aún pendientes.

La democracia de los próximos 30 años está en camino. Está siendo. Con todos, con mucho por hacer. Con herramientas limitadas y mejorables pero significativas, con una legislación ejemplar en América Latina y en el mundo, para alcanzar una sociedad más justa y plural.

Con alegría, sin miedo y con fuerza renovada abrazamos los nuevos desafíos. Las próximas fiestas y tiempos difíciles. Vamos por más igualdad, más esperanza, más derechos.

 

Centro Nueva Tierra

30 de octubre de 2013