Desde principios de septiembre se desarrolla en Córdoba un espacio de formación en Memoria, Derechos Humanos y prácticas políticas destinado a jóvenes de diferentes organizaciones políticas, sociales, estudiantiles y territoriales de la ciudad y la provincia. Alrededor de 25 organizaciones se dan cita en el Espacio para la Memoria y la Promoción de Derechos Humanos “La Perla” para reflexionar y debatir sobre la realidad del país en el marco de la iniciativa de Cátedras Populares del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, con la coordinación pedagógica del  equipo Centro Nueva Tierra / Colectivo Ciudadanía.

 

Cátedra Popular para jóvenes en La Perla

Cátedra Popular para jóvenes en La Perla

La propuesta consiste en un ciclo de cuatro encuentros que tiene como punto de partida el trabajo con la memoria y la promoción de derechos. Y desde allí reflexionar, debatir y construir herramientas conjuntas para fortalecer y ampliar aquello que cada organización viene haciendo en relación a su comunidad y a la vinculación con las políticas públicas.

Para el equipo de “La Perla” se trata de una apuesta muy fuerte a la resignificación del espacio. “Lograr que este lugar, creado para la destrucción y eliminación de la militancia política, sea un punto de encuentro donde fortalecer y profundizar el compromiso de nuestros jóvenes con su realidad, su historia y la del país. Reconocerse como protagonistas y creadores de la historia país desde el lugar particular de cada uno”.

También los participantes viven este desafío. A la pesada carga histórica que imponen estas paredes se contrapone el entusiasmo y la potencia de estar organizados y en movimiento. De las charlas, sensaciones y recorridos, se desprende que este encuentro de jóvenes y organizaciones contemporáneos, es a la vez un reencuentro con otros jóvenes, sus convicciones, sus luchas y sus sueños de un país para todos. “Primero se te hace un nudo en la garganta, pero después, cuando mirás a tu alrededor y vez que hay un montón de compañeros y organizaciones que están trabajando para cambiar las cosas esa tristeza se te hace alegría y fuerza para seguir peleando”, comenta una participante.

Promediando el trayecto recorrido, los equipos de formación destacan la calidad y profundidad de las conversaciones y debates que dan los jóvenes. “El entusiasmo con que cada uno participa hace que siempre haya ganas y argumentos para continuar discutiendo”. Por último, hacen especial hincapié en la importancia y riqueza de estos espacios, consecuencia no sólo de la necesidad explicita de formación que demandan estos grupos, sino de la posibilidad histórica de volver a discutir políticamente el destino de nuestro país.