MUGICA EN LAS PAREDES DE TU BARRIO

Arte-mural listo para imprimir y colocar.

Descargá, imprimí, difundí

 

 

 

 

 

 

Contenidos y actividades
El presente de Mugica

EL PRESENTE DE MUGICA

Testimonios, reflexión y repercusiones de la Muestra Gráfica Mugica Inspira Interpela Invita.

Descargá el material
Dossier Día de la Memoria 2015

MEMORIA PRESENTE

Miradas y palabras
en clave filosófica, teológica y política.

Descargá el dossier





Memoria / Verdad / Justicia – Para cuidar los derechos

Para cuidar los derechos,
defender la democracia
y permanecer alertas

 

En los 40 años transcurridos desde  el golpe cívico-militar de 1976 atravesamos como pueblo distintas intemperies y reencuentros, con momentos de desierto, pero que han sido siempre de gran fecundidad.

Aprendimos. A mirar la historia conjugando dolor y alegría, indignación y audacia. Trayendo pasado y futuro al presente, proyectando la vida. Asumiendo la tarea de buscar en cada huella signos y sentidos que permiten reconstruir la verdad. Y a sostener la presencia de nuestros 30 mil desaparecidos/as. Sus luchas, sueños y proyectos siguen siendo inspiración, compromiso y horizonte.

La memoria no cesa, y continúa ampliando conciencias, obstinada en su capacidad de recordar y no olvidar. Ella misma deja al descubierto que el mayor acto de justicia no han sido sólo los juicios a los culpables. Hay justicia cuando una sociedad puede hacerse cargo, de manera imperfecta pero concreta, del cuidado de esa memoria.

El compromiso con la memoria exige asumir hoy, en esta coyuntura social, política y económica, la comprensión histórica del presente. Momento de exigencia que no puede separarse del posicionamiento en torno a la interpretación de la etapa dictatorial y de las más de tres décadas de democracia que celebramos. Después de largos años de luchas y luego políticas– de memoria, verdad y justicia,  con pasos y pisos significativos de consenso social para la condena de crímenes de lesa humanidad;somos testigos del refuerzo en las conversaciones cotidianas de versiones de la historia maniqueas  –como la teoría de los dos demonios– y superficiales –en forma de efemérides que corren el riesgo de omitir o subvalorar los vínculos de la dictadura con sectores dominantes de argentina, obviar la participación de actores de la sociedad civil o de instituciones como  la Iglesia Católica–.  Omisiones que obstaculizan no sólo la compresión del pasado, sino fundamentalmente, la capacidad de acción en el presente y una mirada democrática sobre el futuro próximo de nuestro país.

Durante cuarenta años –tiempo paradigmático de camino de un pueblo, como bien sabe la Biblia–hemos sido parte de búsquedas y alumbramientos. Mujeres en marcha sosteniendo la memoria con las banderas blancas de los nacimientos. Mujeres con urgencias clamores y abrazos esperando. Y unpueblo en camino que se reconoció y se constituye cada vez al marchar junto a ellas.

También hemos visto partir, últimamente, a varias de las parteras que dieron a luz a la conciencia de la memoria colectiva. Y en ellas hay un milagro prodigioso: no vieron volver a sus hijos, pero uno a uno fueron volviendo los nietos. Y cuando llega uno de regreso a la casa hay alegría, esperanza y fiesta en las casas de todos. Lo vivimos, lo lloramos, lo debemos seguir pensando y activando: haciendo de esos regresos las señales que son. Puntos de certeza, recomienzo y proyección.

El compromiso con la memoria exige cuidar los logros y los derechos. Los límites a la violencia y la represión que nuestra sociedad -de la mano del movimiento de derechos humanos y las instituciones del estado democrático- supo construir, hoy se vuelven líneas delgadas en muchos casos y han comenzado a borrarse en otros, de manera preocupante e inadmisible.

En el amplio y heterogéneo espectro de luchadores y defensores de los derechos humanos y la democracia, quienes se consideren cristianos comprometidos con la memoria, la verdad y la justicia, les y nos toca preguntarnos por nuestro lugar en el cuidado de estos derechos. En todos los espacios inserción, compromiso y participación. Ser levadura en la masa.Cuando los dispositivos del miedo y la pérdida de derechos vuelven a tener vigencia vuelve a ser tiempo de estar alertas. Vigilantes.

No sólo conmemoramos el inicio de la siniestra dictadura militar.También y sobre todo celebramos como una cosecha fecunda todos los logros y conquistas de esa lucha.Y nos disponemos con inteligencia, acción concreta, coraje y pasión a estar  presentes en cada lugar donde la vida y la democracia nos reclamen.

Equipo Nueva Tierra
Marzo de 2016

Tiempo de lectura en el 2° encuentro del Ciclo Nacional #FormaciónPolíticoPedagógica: "El colectivo es el que lee" #ArtesDeHacer ... Ver másVer menos

29/05/16  ·  

Ver en Facebook

Velada y festejo con voz y música de Manuel María y Gianna Pernia en el 2° encuentro del Ciclo de #FormaciónPolíticoPedagógica organizado por Nueva Tierra. #ArtesDeHacer ... Ver másVer menos

29/05/16  ·  

Ver en Facebook

Desafiante día de conversaciones y aprendizaje con compañeros y compañeras de Usuhaia a Jujuy: acción, estrategias, límites y claves para seguir caminando. #FormacionPolítica #ArtesDeHacer ... Ver másVer menos

28/05/16  ·  

Ver en Facebook

Momento de retroalimientación y búsqueda conceptual colectiva con 120 referentes de todo el país, escuchado y tomando como provocación para el debate los planteos de Álvaro García Linera. #ArtesDeHacer #FormaciónPolíticoPedagógica ... Ver másVer menos

28/05/16  ·  

Ver en Facebook

Una vez más en lo que va del año, nos reunimos en Casa Nazaret con 120 compañeros y compañeras de Jujuy a Tierra del Fuego, en el segundo encuentro del ciclo de formación político-pedagógica. Conceptos, palabra, conversaciones y acción en tiempos exigentes. ... Ver másVer menos

28/05/16  ·  

Ver en Facebook

¿Lo imaginaste alguna vez?
Ahora el dicho no es sólo "que dirá el Santo Padre que vive en Roma...", sino... otros dichos. Quizas ese también. Pero tambien otros.
... Ver másVer menos

27/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió su foto. ... Ver másVer menos

1- El capitalismo contemporáneo es una fe. Por eso OTRAS CREENCIAS le resultan peligrosas. 2- Tiene predicadores, son estos. Son asi. 3- La serie continua: les hicieron creer a los trabajadores que ...

27/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra adhiere. ... Ver másVer menos

27/05/16  ·  

Ver en Facebook

Adherimos. Tarifazo no es para nosotros solamente una factura: parte de la vida de muchos, que se transfiere, como sangre, a los que mas tienen. Es privaciones, es menos libertad, menos futuro, menos cumpleaños de un chico o chica, menos ropa, menos comida, menos libros, menos cine, menos paseo, menos vida, para alimentar la voracidad de los que lo tienen todo. Centro Nueva Tierra. ... Ver másVer menos

27/05/16  ·  

Ver en Facebook

1- El capitalismo contemporáneo es una fe. Por eso OTRAS CREENCIAS le resultan peligrosas.
2- Tiene predicadores, son estos. Son asi.
3- La serie continua: les hicieron creer a los trabajadores que podian participar de la riqueza, a los pobres que tenian derechos y al pueblo que existia.
... Ver másVer menos

27/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió la foto de La Casona. ... Ver másVer menos

COMPARTIMOS!!!!!!

26/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió su foto. ... Ver másVer menos

No olvides... #25deMayo2016

26/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra actualizó su foto de portada. ... Ver másVer menos

25/05/16  ·  

Ver en Facebook

No olvides... #25deMayo2016 ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

Decile NO al miedo... #25deMayo2016 ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

Jugate... #25deMayo2016 ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

Encontrate... #25deMayo2016 ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

Respirá... #25deMayo2016 ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

Pensá... #25deMayo2016 ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

De qué se trata / 25 de mayo de 2016 ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

Buscá una escarapela... #25deMayo ... Ver másVer menos

24/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió la foto de Emilio Fermín Mignone. ... Ver másVer menos

EL SECUESTRO DE LOS JESUITAS YORIO Y JALICS. El 23 de mayo de 1976, 9 días después del secuestro de Mónica Mignone y el grupo del Bajo Flores, cientos de hombres de las FF.AA y policiales, rodearo...

23/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió la publicación de Jorge Taiana. ... Ver másVer menos

ADIÓS A PATRICIA DERIAN, SUBSECRETARIA DE DDHH DE JIMMY CARTER QUE DENUNCIÓ A LA DICTADURA ARGENTINA Hoy nos enteramos del fallecimiento de la querida Patricia Derian, a quien tuve el gusto de cono...

22/05/16  ·  

Ver en Facebook

Hoy, en Bahía Blanca

Les recordamos que hoy viernes 20/05 las 20hs se realizará la Conferencia Catolicismo y Política en la Argentina y en la región desde 1955 a 1983, de nuestro amigo Fortunato Mallimaci, en el ciclo de la presentación de su libro El Mito de la Argentina Laica. La cita es en la ciudad de Bahía Blanca, en la Universidad Nacional del Sur, -Av Colón 80-, Sala Bergé Vila.

Los esperamos!
... Ver másVer menos

20/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió el evento de Encuentro Latinoamericano entre Docentes y Educadores Populares. ... Ver másVer menos

20/05/16  ·  

Encuentro Latinoamericano entre Docentes y Educadores Populares

junio 16, 2016, 6:00pm - junio 16, 2016, 8:00pm

Av. Córdoba 2016 - IES N°1 "Dra. Alicia Moreau de Justo"

Los invitamos a participar del 1er. Encuentro Latinoamericano entre Docentes y Educadores Populares, “La formación docente en clave de Educación popular”, ha realizarse en el Instituto de Ense...

Ver en Facebook

Kit de resistencia contra los abusos policiales.
De la Marcha de la Gorra en Córdoba
Disponible en:
http://marchadelagorra.org/un-kit-contra-los-abusos/

https://www.youtube.com/watch?v=5lmqmfrBqJc
... Ver másVer menos

19/05/16  ·  

Ver en Facebook

Boaventura de Sousa Santos, sobre el momento actual de américa latina

“Hay que empezar de nuevo”

Entrevista con Boaventura de Sousa.
Boaventura de Sousa Santos es sociólogo y docente en la Universidad de Coimbra, en Portugal, y en la de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos. Su trabajo busca producir un conocimiento que respete e incorpore los creados en las luchas populares y les sea útil. Ha escrito sobre América Latina, los problemas de la izquierda contemporánea y los procesos constituyentes y es un referente del Foro Social Mundial y de la Universidad Popular de los Movimientos Sociales. El 16 de abril dictó una charla en la Facultad de Ciencias Sociales, ocasión que se aprovechó para hacer esta entrevista.
¿Cómo ves la situación en Brasil después de la votación del juicio político a Dilma Rousseff?
-En el momento en que te hablo no sabemos qué va a pasar, pero de todos modos me parece que va a haber un período bastante turbulento políticamente. El impeachment es claramente un acto que configura un golpe parlamentario, sobre todo porque no se ha demostrado la presunta responsabilidad en crímenes que lo justificaría. Pero también por razones políticas, en la medida en que quizá la presidenta Dilma Rousseff es la política menos corrupta de América Latina, y va a ser impedida por un conjunto de los más corruptos de América Latina. Eso es grave para la democracia de Brasil y es grave para el continente. Entonces, me parece que lo que está en juego en este momento es una normalidad democrática.
Si se da el impeachment, va a tener algunas consecuencias. Obviamente, la polarización social en Brasil en este momento es muy alta, y pienso que ni los movimientos sociales, ni los ciudadanos, ni las clases populares van a aceptar este acto, sobre todo porque de él resultaría un gobierno liderado por un partido [el Partido del Movimiento Democrático Brasileño] que es conocido por ser uno de los más corruptos de la historia de Brasil. Y, por otro lado, porque probablemente el fenómeno más importante que está por detrás de todo esto es la operación Lava Jato, o sea, la gran investigación contra la corrupción, que quizá vaya a ser cancelada, ya que, según todos los indicios que tenemos, hay mucha gente involucrada en la corrupción que pertenece precisamente a ese partido que va a estar en el poder.
Todo esto crea un problema de legitimidad democrática difícil de manejar y cuyas consecuencias son difíciles de prever. Pero el impacto de lo que va a pasar será muy importante para toda la región, porque si elimpeachment sale, será una afirmación de que las democracias que existen en el continente son fácilmente manipulables y de que si alguien gana las elecciones y obtiene, por tanto, el derecho de gobernar, cuando importantes fuerzas antidemocráticas deciden que no debe gobernar, tiene maneras de lograrlo por medio de una conjunción de medios: un Poder Judicial conservador, que está al servicio de esas fuerzas antidemocráticas, y fuerzas externas, que en este caso pienso que son del imperialismo estadounidense y que realmente no están interesadas en que continúe en Brasil un proceso que, si bien no es anticapitalista (Dilma no es anticapitalista; obviamente hay muchas críticas a su gobierno por no cumplir con el programa que propuso realizar cuando fue elegida), es posneoliberal, en el sentido de que tiene empresas públicas importantes nacionalizadas, como Petrobras, y recursos naturales importantes fuera del mercado internacional.
El propio Partido de los Trabajadores, antes de este proceso deimpeachment, ya había llevado adelante una política basada en exportaciones extractivistas y ya había fortalecido a las policías que ahora son parte de las fuerzas conservadoras. ¿Qué queda de todo esto, cuando muchas de las fuerzas que están conspirando fueron desatadas por el propio gobierno?
-Es verdad que, a lo largo de estos años, estos gobiernos populares latinoamericanos, muchos de ellos salidos de movimientos sociales, cometieron numerosos errores.
¿Cuáles fueron los errores en el caso de Brasil? A mi juicio -y esto también puede aplicarse a otros gobiernos, como el de Cristina Kirchner, en Argentina-, lo que ocurrió fue que aprovecharon una coyuntura completamente excepcional, que es lo que llamamos el consenso de loscommodities, es decir que, debido al impulso del desarrollo de China, los precios de las materias primas subieron y permitieron ganancias importantes a estos países. Los gobiernos populares decidieron entonces profundizar el modelo de desarrollo extractivista, con el objetivo de sacar algo de la renta resultante de esa alza de precios para hacer algo de redistribución social. O sea, no cambiaron el modelo económico: permitieron que los ricos y las oligarquías se siguieran enriqueciendo. Los bancos, por ejemplo, nunca ganaron tanta plata en Brasil como en los tiempos de Lula, pero, como los precios eran altos, quedaba un excedente significativo para hacer una redistribución sin precedentes. Por medio de mecanismos como bonos, becas familia y otras políticas sociales, se logró que más de 45 millones de personas salieran de la pobreza, lo que es un hecho político importante. Pero no era el socialismo, porque dependía totalmente de los precios internacionales, en cuya formación Brasil no incide de ninguna manera.
Por eso, por aceptar ese modelo de desarrollo, aceptaron también el modelo político que venía detrás, y que viene de muy atrás. Ese modelo político es el colonial. Hay una continuidad enorme con el modelo colonial, que se había interrumpido en algunos países con la industrialización y la sustitución de importaciones. Durante estos gobiernos populares no hubo cambios en el sistema político, ni en el sistema de los medios de comunicación, ni en el sistema fiscal, y eso fue lo que acabó por llevar a que estos partidos quedaran atrapados en el mismo proceso de gobierno que las oligarquías y las derechas tradicionales, que siempre han utilizado la corrupción, que siempre han utilizado los medios, que siempre han utilizado ilegalidades para poder consolidar su poder. Y hubo aquí una tentación: quizá, si se dejaba a los ricos ser aun más ricos, ellos iban a permitir que el país cambiara lentamente en términos sociales. El problema es que el consenso de los commodities duró hasta que los precios bajaron por la crisis de China, y desde entonces dejó de haber plata para poder garantizar las políticas públicas.
En el momento en que la plata escaseó, ¿qué podía hacer el gobierno? Sólo había una solución real, y era una política fiscal distinta: que los ricos pagaran más impuestos. Pero, como no se cambió el sistema político, eso está totalmente prohibido. Y, por lo tanto, el mismo gobierno empezó a hacer dos cosas: por un lado, profundizar aun más el agronegocio, la frontera agrícola, la frontera minera, lo que contribuyó al despojo de las poblaciones, a la contaminación del agua, a la crisis ambiental, en complicidades extrañas con los ejércitos privados que existen, con organizaciones paramilitares que matan a los indígenas y a los líderes campesinos por todo el continente, mientras estos gobiernos miran hacia otro lado. Por eso el ciclo se agotó.
Era una manera de gobernar como siempre se gobernó en América Latina, más a favor de las clases dominantes que de las clases populares, pero, en un contexto favorable, dejando una parte significativa de la riqueza para la redistribución social. Eso dejó de ser posible, se hizo insostenible para estos gobiernos. Por eso la crisis que tiene Brasil es la crisis que tenemos también en Ecuador en este momento, es la crisis que tenemos en Argentina, donde una derecha muy revanchista en pocos meses destruye todos los avances sociales que se habían conquistado en los últimos 12 años. Y por eso hay que empezar de nuevo.
¿Los gobiernos progresistas no se la pusieron un poquito fácil a la derecha? En este escenario, las fuerzas conservadoras van a volver al poder y se van a encontrar con una Policía militarizada y poderosa en términos materiales y legales, con leyes más represivas, cambios que a la derecha le habrían costado mucho más.
-Comprendo tu pregunta. Los gobiernos progresistas hicieron mucha continuidad con los anteriores, y por eso las rupturas pueden parecer más drásticas de lo que son en realidad. Realmente los líderes indígenas siguieron siendo asesinados en Brasil durante los gobiernos populares, como lo eran antes. Ahora -y aquí hay una división dentro del pensamiento crítico latinoamericano, dentro del cual estoy por adopción, porque no soy latinoamericano-, yo no voy al punto de considerar que estos gobiernos son gobiernos reaccionarios. Algunos colegas consideran que Evo Morales es un reaccionario. Yo no soy capaz, y te digo “no soy capaz” porque es un límite de mi inteligencia, de mi capacidad analítica. Pero es verdad que el progresismo fue hecho con las maneras antiguas de hacer política, y por eso los resultados están ahí. Y facilitaron realmente la entrada de la derecha. Este fue el gran error que cometieron algunas izquierdas del continente.
Uno de los grandes intelectuales de este continente, Álvaro García Linera, después de los resultados de las últimas elecciones en Bolivia dijo muchas veces que, si la derecha volviera al poder, tendría que reconocer que el centro de la política está desplazado hacia la izquierda, porque las fuerzas de izquierda lograron muchos avances que no se pueden destruir. Dijo que podrían reducirlos, pero siempre a partir de un centro ubicado más a la izquierda que antes. Como tú sabes, no fue eso lo que pasó. Mira a [el presidente de Argentina, Mauricio] Macri. En tres semanas, desapareció casi todo lo que se había hecho en 12 años. La derecha, cuando viene, viene revanchista. Viene con la decisión de eliminar todo lo que fue posible durante estos años, con la idea de que, por un lado, es insostenible y, por otro lado, las clases populares no lo merecen. Son privilegios. Las clases populares tuvieron demasiados privilegios, hay que recortarlos. Y la crisis va a ser la excusa.
Por eso yo creo que estos gobiernos populares han cometido muchos errores: no transformaron el modelo económico, ni el modelo de desarrollo, ni el sistema político. Quizá fueron víctimas de su entusiasmo. Tengo que decir que en el inicio estaba 100% con estos procesos. Participé en la redacción de las constituciones de Bolivia y Ecuador. ¿Cuántas veces cené en casa de [el presidente ecuatoriano] Rafael Correa y acabé cantando canciones revolucionarias, del Che Guevara, como si la revolución estuviera próxima? No podía imaginar que años después la alternativa es que, si no tienes inversión estadounidense de despojo, tienes a China, que te cobra de la misma manera y destruye los territorios de la misma manera. Entonces, muchos intelectuales tenemos que hacer una autocrítica también y ser menos arrogantes. Quizás ahora tienes la clave para las epistemologías del sur: ir más despacio, con menos confianza en que las ideas nuevas crean realidades nuevas. No, las realidades nuevas decantan de algunas ideas nuevas, pero no eres tú el que crea las realidades nuevas, es la gente que está en la calle, en la lucha, son ellos quienes están realmente innovando, no eres tú con la teoría.
Imaginas, entonces un escenario en que las cosas vuelven a la normalidad, Estados Unidos vuelve a mirar a América Latina, los precios de las commodities vuelven a estar bajos y el ciclo termina. Has sido una figura protagónica de este ciclo que ahora termina. ¿Cómo te imaginas lo que viene? ¿Qué ciclo puede venir ahora? ¿Qué tipo de cosas habría que empezar a pensar en relación con lo que acaba de terminar?
-Pienso que no estamos regresando a lo normal; cuando mucho, vamos a tener una nueva normalidad bastante turbulenta. Va a ser una democracia de fachada, pero cada vez más vaciada; ya no una democracia de baja intensidad, sino una de bajísima intensidad. No podemos pensar esto como la normalidad, sino como el resultado de un fracaso histórico que se debe analizar, de modo de encontrar las fuerzas que hagan posible un nuevo ciclo más duradero, menos frágil, en el que las conquistas sean menos reversibles. No sabemos en qué condiciones va a ocurrir eso, pero, con alguna turbulencia institucional, va a implicar una reforma política, que va a ser quizá demandada en las calles, reivindicada por los movimientos sociales, por las organizaciones sociales. Quizá necesitamos otro ciclo constituyente. Una nueva asamblea constituyente u originaria, digamos, que haga una reforma política fuerte, para que esta democracia pueda defenderse de las fuerzas capitalistas que la secuestraron.
Eso va a exigir, por ejemplo, que de una vez por todas se acepte que en las condiciones actuales del mundo no hay alternativa socialista en la agenda política, que no existe la posibilidad de una política revolucionaria, como hubo en otros tiempos. La democracia es el único instrumento de lucha que nos queda. Esa democracia tiene que ser reinventada, no puede ser apenas la democracia representativa. El nudo central del proceso político es que va a ser necesario articular democracia participativa con democracia representativa. ¿Qué quiero decir?: que los partidos políticos van a dejar de tener el monopolio de la representación política. Las asociaciones, las organizaciones sociales, los movimientos sociales, reunidos en asambleas, organizando los barrios, en el campo, en la ciudad, van a tener que encontrar formas de participar, no sólo a nivel de consulta, sino también a nivel de implementación, en algunas o en muchas de las políticas públicas -consejos populares de educación, de salud, de infraestructura-, o sea, una forma de que los ciudadanos, además de elegir representantes, puedan tomar algunas decisiones ellos mismos.
Hay que inventar otras formas políticas que permitan esa articulación entre la democracia representativa y la democracia participativa. Para que sea eficaz, va a ser necesario que esté presente en los propios partidos. Hay que refundar los partidos existentes o inventar otros partidos de izquierda construidos con una lógica de base distinta, y esa lógica tiene que incluir la democracia participativa desde el inicio. Tenemos en España a Podemos, que representa esta nueva voluntad política de crear lo que llamamos partidos-movimientos. Articulaciones varias y distintas entre círculos de ciudadanos, asambleas de ciudadanos que deliberan sobre las políticas del partido, que escogen a los candidatos y toman decisiones, que después son asumidas por los liderazgos partidarios. Es una manera totalmente distinta de hacer política, y además es la única que puede impedir que el dinero domine las decisiones político-partidarias y lograr que la corrupción deje de ser endémica.
Hay un campo muy grande para la creatividad democrática. Por eso yo lucho en mi trabajo por lo que llamo las epistemologías del Sur, en el sentido de crear también una reforma en el conocimiento. Porque no pienso que sea posible la justicia social global sin justicia cognitiva global, o sea, una democracia entre diferentes formas de conocimiento. En la raíz de todo el sistema político está el conocimiento académico que controla las universidades y que es eurocéntrico, como la ciencia política, la sociología y la antropología. Son los instrumentos que produjeron las políticas y las formas de representación política que tenemos. Eso tiene que transformarse, aceptando que hay otras maneras de conocer, que la representación del mundo es mucho más amplia que la representación occidental del mundo. Hay otras formas de transformación social que quizá no se van a llamar socialismo ni comunismo: se van a llamar respeto, dignidad, protección de los territorios, derechos del cuerpo de las mujeres. A esto le llamo una ecología de saberes, que implica también una reforma de la universidad.
Si me preguntas cómo definir este nuevo ciclo en términos progresistas (porque también puede ser una nueva barbarie, todavía peor), diría que tiene que tener una dimensión epistemológica muy fuerte, y que esa revolución epistemológica va a pasar por las universidades. Las universidades van a tener que aceptar que dentro de ellas circulen otras formas de conocimiento. Otras concepciones de vida son posibles, pero en nuestros departamentos de ingeniería, de ciencia, de biología, de física se ríen si hablamos de la Pacha Mama, de la Madre Naturaleza o de derechos de la Madre Tierra.
¿Cómo hacer avanzar ese tipo de pensamiento político sobre el conocimiento en un campo universitario en el cual se van a reír? ¿Cómo compatibilizar esta concepción más política, que intenta legitimar saberes externos a la universidad, con dinámicas universitarias para las que cierta forma de producción parece ser la única forma de legitimar cierta forma de conocimiento?
-Es una buena pregunta. Si miras históricamente, gran parte del conocimiento innovador y novedoso que siglos después se lee con atención y provecho no fue creado en la universidad, sino fuera de ella. Frantz Fanon, David Hume, David Spinoza, Karl Marx, Galileo Galilei, no sé... [ríe]. En el siglo XIX, las universidades de este continente seguían enseñando una ciencia aristotélica, que no tenía nada que ver con la realidad. Fue después, con Alexander von Humboldt y la revolución universitaria, y en Argentina con la reforma universitaria de Córdoba, en 1918, que las universidades empezaron a tener una idea de lo que es la responsabilidad social. No fue una reforma epistemológica, pero por lo menos fue una reforma social, que les dio una responsabilidad social más intensa. Y se debió a los estudiantes.
No es claro que esta renovación epistemológica necesaria vaya a ser producida dentro de las universidades. Quizás en el siglo XXI va a haber una división entre universidades hegemónicas, que sigan produciendo el conocimiento reproductor de la dominación capitalista, colonialista y patriarcal, y universidades o sectores de universidades con un papel contrahegemónico, en un contexto que me parece favorable y que resulta de que, contrariamente a los períodos anteriores, las universidades públicas, sobre todo en nuestro continente, pero también en gran parte del resto del mundo, ya no tienen el apoyo de las élites económicas y políticas. Las élites están formando a sus hijos en las universidades globales: en Harvard, en Europa. No confían ni siquiera en la enseñanza media, y sus niños van desde muy temprano a otros países. Porque las universidades eran importantes para crear un proyecto de país, pero ahora ya no es necesario un proyecto de país. Hay un proyecto de mundo, para el que el ejecutivo financiero trabaja hoy aquí, mañana en Hong Kong y pasado en Malasia. Por eso las universidades no tienen apoyo de las élites, y por eso tenemos un problema de financiación de las universidades públicas. Pero tampoco en este momento tienen el apoyo de las clases populares, debido a la arrogancia con que han tratado a las clases populares, sus luchas, sus movimientos y sus conocimientos, siempre usando y mirando con desprecio toda la creatividad popular.
Hay gente en la universidad que está intentando incorporar en ella estos saberes. Y esa gente no puede aguantar que les enseñen como héroes a los que mataron a sus ancestros. Eso, más tarde o más temprano, va a llevar a una revolución, a un conocimiento más fuerte, más articulado, más diversificado. Como digo siempre, el conocimiento científico no se debe demonizar. En algunas de las luchas en que hemos estado muy involucrados, como la lucha contra Monsanto, contra el agronegocio, contra el glifosato y los insecticidas, necesitamos ciencia para conocer, por ejemplo, el porcentaje exacto de veneno en una frutilla o en una papaya. Y hoy podemos decirlo. Los campesinos saben cuándo beben agua contaminada por lo que les pasa, pero no saben exactamente la cantidad de veneno que están tomando. Por eso, la ciencia que va a ser necesaria va a ser la que pueda dialogar con otros saberes, como el de los campesinos. Siempre que un dirigente campesino, indígena o urbano es asesinado, lo es porque está luchando por otra manera de ver la ciudad, por el derecho al agua limpia, por el derecho al territorio. Y no es sólo su lucha, sino también la de los estudiantes y las futuras generaciones; es por la calidad de los alimentos de tus hijos, por tu salud en el futuro. Es una lucha por el mundo. Son guardianes de nuestra salud, y por eso los están matando.
¿Deberíamos recuperar la reflexión sobre la ética en la universidad?
-Creo que sí, pero no una ética según las epistemologías del norte, de ontologías individualistas, como cuando en la ciencia política o en la sociología la unidad fundamental es el individuo. Hay que seguir otras ontologías, para, por ejemplo, rescatar el concepto de comunidad, que se ha perdido en las ciencias sociales.
En toda la construcción de la ciencia social moderna, de [Thomas] Hobbes, [John] Locke y [Jacques] Rousseau, de hecho está siempre presente una tensión entre el principio del mercado, el principio del Estado y el principio de la comunidad. La comunidad de toda la vida, de los ciudadanos, de las obligaciones horizontales entre ciudadanos que no son mercantiles: mi cuidado por ti, mi amistad, que te ayude cuando estás en dificultades. Con el tiempo, ese concepto de comunidad desapareció; las universidades y las ciencias sociales lo redujeron a una cosa que no existe, llamada sociedad civil, un concepto que nunca he usado en mi trabajo. Es un conjunto de individuos hostiles a todos los otros individuos. Hoy en día, lo que les dicen todo el día a los estudiantes es: “tienes que ser un emprendedor”; o sea, para que tengas éxito, es necesario que otros fracasen. Tu éxito es perfectamente simétrico con su fracaso. No hay ninguna posibilidad de que todos ganemos. Este sistema es de un individualismo total. Una ética basada en esta idea es la ética de la autonomía, por ejemplo. Tenemos que ser autónomos. Pero ¿cómo puedes ser autónomo si no tienes condiciones para serlo? ¿Qué es eso de que el emprendedurismo quiere decir trabajar sin derechos y tal vez sin plata durante mucho tiempo? No es eso lo que queremos. Necesitamos buscar otra ética, con otras ontologías.
Las ontologías no occidentales son mucho más ricas. Aquí, en este continente, están en las calles, en los pueblos; ontologías que tienen un respeto muy grande por los ancestros, que todavía son considerados vivos dentro de la comunidad. Por eso el territorio es sagrado. Es el territorio donde enterraron a sus muertos. Nosotros tenemos hoy pueblos de Mozambique, donde hago investigación, en los que los cementerios son cambiados de lugar todos los años porque se descubrieron recursos mineros debajo de ellos. ¡Es una ofensa enorme para la ontología de la gente! Sus ancestros están con ellos y, por otro lado, para ellos también están vivas las futuras generaciones. Nosotros, en el mundo occidental, no logramos entender que tenga derechos quien no tiene deberes. Por ejemplo, las futuras generaciones no tienen derechos, porque tampoco tienen deberes. La naturaleza no tiene derechos, porque tampoco tiene deberes. Esa simetría es totalmente desastrosa. Tienes que entender que las futuras generaciones tienen derechos sobre los que ya están entre nosotros hoy, como garantes de un futuro. Y de la misma manera, la naturaleza. Si no cambias la ontología, si no cambias la epistemología, más tarde o más temprano tu ética va a justificar el individualismo posesivo, el emprendedurismo salvaje, la idea de que eres un ser antisocial y de que para que tengas éxito en la vida debe haber ruinas alrededor de ti. Entonces eres un creador de ruinas.
En Uruguay hay una gran discusión en torno al tema de la extensión, que ha sido históricamente una vía institucional para que la universidad se relacione con otros saberes. ¿Cómo ves esa función?
-De por sí es rebelde y reveladora de la naturaleza de la universidad. Si debe extenderse, es porque está cerrada sobre sí misma. Fue construida así, y por eso la extensión fue una respuesta positiva, sobre todo a principios del siglo XX, en la reforma de Córdoba. Era una de las diez demandas de los estudiantes. Es una respuesta en el marco convencional de una universidad que debe compartir su conocimiento con las clases populares, que muchas veces son las que más lo necesitan, pero no tienen acceso a él. La extensión fue una manera de profundizar un poco la responsabilidad social de la universidad sin que perdiera su identidad. Pero se hizo, en general, de una manera muy débil, porque se concibió como un área al lado de otras dominantes. Investigación, docencia y extensión. Como si la extensión no fuera también docencia e investigación. Los profesores que se dedicaron más a la extensión, porque tenían sus propias lealtades políticas y compromisos con las clases populares, nunca fueron bien vistos en las universidades. La extensión es siempre algo que no tiene la misma dignidad que la docencia o la investigación, como una forma degradada de ser universitario. Extensionista es una palabra horrible.
Yo no quiero despreciar de ninguna manera el trabajo que muchos profesores hicieron, a menudo con el sacrificio de sus carreras, para que la universidad se articulase de una manera más dinámica con las clases y los barrios populares. De ninguna manera. Pero eso tiene que ser complementado con otra cosa en el ciclo que viene ahora. Es lo que llamo la extensión al revés. No es llevar afuera la universidad, sino traer el conocimiento popular a la universidad. Los universitarios tienen que partir de la idea de que hacer extensión no es simplemente llevar afuera el conocimiento académico. Es para aprender. Aprender con la gente, con los movimientos, con las organizaciones, de sus luchas, con la idea de que ellos, trabajando y viviendo cotidianamente esas luchas, tienen maneras de ver la realidad, la convivencia humana, la ética, la vida digna que quizá no están en nuestros libros ni en los artículos científicos, pero que deben ser tenidas en cuenta y nos pueden ayudar a producir conocimientos socialmente más solidarios y más eficaces.
Tenemos maestros populares, sabios, médicos populares, jueces tradicionales de las comunidades campesinas e indígenas que vienen a la universidad a explicarles a los estudiantes otras maneras de resolver conflictos. De resolver casos criminales sin que haya prisión. Que hay otra forma de integración de los jóvenes en la comunidad que no pasa por la cárcel. Entonces, ¿extensión? Y sí, pero con extensión al revés. Traer a otros para adentro de la universidad. En eso, los estudiantes deberían tener un papel muy importante, y es necesario un cambio curricular muy fuerte. Tan fuerte que yo pienso que los estudiantes y los profesores que se interesen por esta reforma tendrán que asumir algún riesgo.
Cuando se entra a la universidad, el primer año o los dos primeros años deberían ser dedicados a desaprender. A olvidar muchas cosas que tenemos en nuestras cabezas. De nuestra historia, de nuestra realidad, de nuestra manera de vivir, de nuestra manera de consumir. Para poder abrir un poco los ojos a otra realidad y aceptar que hay otras maneras. Yo tengo que imaginar una necesidad para hacerla real. Por ejemplo, tengo que imaginar que este producto [toma un celular] va a ser válido durante dos años. Ya sé que dentro de un año o dos voy a empezar a pensar que no me satisface: que la batería debería durar más, que ya inventaron otro, etcétera. Imaginamos necesidades para hacerlas reales. Y, al mismo tiempo, la gran mayoría tiene necesidades inimaginables de agua, de electricidad. Y a veces están a tu lado. Por ejemplo, en un taller que estamos organizando en Minas Gerais, con la Universidad Popular de los Movimientos Sociales, en una comunidad indígena, será necesario un acuerdo de convivencia para usar el agua, porque vamos a tener 40 personas con un solo cuarto de baño durante 200 días, y no se va a poder gastar más de dos litros de agua al bañarse. Imagínate. Vamos a aprender eso porque haremos un taller fuera de la universidad con los movimientos sociales. Será una ocasión sorprendente para ver la realidad de la vida, que está por todos lados. Eso es parte de lo que llamo la sociología de las ausencias, de los invisibles, los que no cuentan. Si los mencionas de alguna manera en tu universidad, los profesores te dirán: “Ah... sí, ese problema existe, pero ya se va a resolver. Es una cuestión de tiempo, de desarrollo. Necesitamos más Monsanto, vamos a electrificar obviamente todo el país, y ahí se va a resolver”. Así que cuando el país esté totalmente destruido, estará totalmente desarrollado.
Los autores
Diego León Pérez tiene 26 años y es estudiante de Ciencia Política en la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad de la República, Gabriel Delacoste tiene 28 años y es docente de teoría política y estudiante de la maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de la República.
Diego León Pérez Gabriel Delacoste
... Ver másVer menos

17/05/16  ·  

Ver en Facebook

Carta abierta a Milagro Sala
Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

Querida Milagro. No te conocemos de cerca, pero sentimos como propio el camino del pueblo jujeño que representas, de los barrios de Alto comedero, de la puna y el altiplano, de esa provincia norteña que está en el corazón de muchos argentinos.

Y en vos vemos reflejado el camino de ese pueblo que, hace siglos, trasunta un éxodo que aún no termina.

Para los judeo-cristianos el “éxodo” evoca un camino que se recorre desde la opresión de la esclavitud a la liberación integral del ser humano. En cambio, vemos en el pueblo que te acompaña, que ese éxodo jujeño se parece hoy más a un exilio. El exilio como paso de una espiritualidad profunda, cuya sabiduría alimenta desde el corazón de la Pacha mama, hacia las periferias existenciales de su propia dignidad. El exilio de la tierra de sus antepasados, hacia una existencia expulsada, testigos silenciosos de cómo los poderosos extraen la riqueza de esa mama sin permiso de sus hijos.

Como grupo de curas que intentamos seguir a Jesús, el amigo de los pobres y desheredados nos hemos preguntado ¿Cuál es la palabra que Dios nos pide gritar, desde nuestra misión profética, en estos tiempos de desamparo neo liberal…? ¿Cuál es el anuncio que, como iglesia de los pobres, debemos hacer…?

Y nos surge desde el corazón de la Palabra del Dios solidario, aquella potente denuncia del mismo Jesús: “estuve preso y no viniste a visitarme” (Mt 25,43). Estás presa y la distancia nos impide estar allí contigo, pero queremos hacerte llegar nuestra solidaridad en estos momentos de tanto dolor. Como pastores nos sentimos exigidos por esta ley fundamental con que seremos juzgados: estar cerca de las víctimas.

No te conocemos, no caminamos tus caminos, no somos tu familia cercana, pero sabemos de tu derrotero, de tu infancia de abandonos y de la irrenunciable búsqueda de dignidad que marcaron tu camino, seguramente lleno de luces y sombras, de aciertos y errores, pero que se sumaron a los sueños que muchos y muchas compartieron en esa larga caminata de regreso a la dignidad que es abusada, atropellada, robada, por el maldito modelo de exclusión que desprecia a los antiguos dueños de la tierra y de la vida en Jujuy.

Nos solidarizarnos con vos, y con todas y todos los hermanos que a causa de este modelo económico que mata, van quedando al costado del camino. Ese “camino” que es imagen de la historia de un pueblo con derechos, por el cual hoy sólo transitan los que han tenido “suerte” en la vida, los que creen que todo se debe a sus “méritos personales” y al esfuerzo solitario de cada uno, son los que creen que en este país es pobre el que no quiere laburar, olvidándose de la larga historia de despojos ¡Y de sus responsables!

Cuando vemos los logros, obtenidos todos estos años por la organización comunitaria Tupac Amaru, encontramos ese intento de transitar el camino de los derechos reconquistados. Con sus casas, los espacios de recreación para sus hijos, la oportunidad de estudio para sus jóvenes, el trabajo y aprendizajes nuevos para los trabajadores invisibilizados hasta entonces. Con todo eso nos solidarizamos.

Queremos, por medio de esta carta, hacer sentir nuestra cercanía a todos aquellos a quienes muchos ignoran con esa “indiferencia que humilla”, como nos recuerda el Papa Francisco. En ese mismo texto el Papa, pensando en tantos como vos, nos alertaba a cuidarnos de la “habitualidad que anestesia el ánimo” y la mirada. Es tan común ver a los pobres excluidos que ya no nos escandaliza. Es esa incapacidad de darnos cuenta que la injusticia no puede ser un problema del otro, que así como la patria es el otro, nuestra responsabilidad religiosa y política, también es el hermano despojado y maltratado a orilla del camino.

Como seguidores de Jesús deberíamos guiarnos por el ejemplo que él nos enseña en la parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37). No podemos pasar de largo frente al caído al costado del camino víctima de la violencia y el despojo. Jesús nos desafía a “hacer lo mismo” que aquel que se aproximó y se hizo cargo de su hermano y prójimo. Y no desconocemos que esta actitud ha llevado a muchos a sufrir el ostracismo, perder la buena fama y hasta ser condenados a muerte como le ocurrió al mismo Jesús, ejecutado por el poder religioso y el poder político de su tiempo. Hoy, como ayer, los poderosos no soportan reconocer como hermanos a los que desprecian, ni toleran a los que ayudan a ponerse de pie a los caídos y maltratados. De igualdad y fraternidad se trata.

Hermana Milagro. Ni siquiera sabemos si estamos en todo de acuerdo contigo. Nos mueve una razón más terminante: “Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa” (Declaración universal de los Derechos Humanos [1948] art.11.1, incorporado a la constitución argentina luego de la reforma constitucional de 1994). Y en vos vemos la condena mediática de los socios del poder atropellador, se descubre el odio en cada allanamiento mostrado durante horas para que nos convenzamos que ya estás condenada. Son más determinantes los perros que “huelen dinero” que el derecho que te asiste. No les importa presionar hasta provocar intentos de suicidio. Creemos que eres la primera de muchos. Nos alarma lo que pueda hacer este modelo político excluidor con tu pueblo, con nuestro pueblo. En vos vislumbramos el alerta de este tiempo neoliberal donde volvemos a ser números de una economía que tiene que cerrar a sangre y con hambre, si lo creen necesario.

Creemos que la justicia tiene caminos propios y reglas iguales para todos los ciudadanos de esta patria; caminos y reglas que con mucha frecuencia la “corporación judicial” no transita. Vemos que esa "justicia" ha sido usurpada por el odio de clase y la vendetta política.

Hermana Milagro, no te rindas… Si te quiebran, estarán quebrando a miles de trabajadoras y trabajadores que creyeron en el proyecto comunitario para salir definitivamente de la pobreza. Contás con nuestra solidaridad y nuestra oración al Dios de la Justicia.

Por eso queremos gritar fuerte con todas y todos ellos ¡Justicia para Milagro Sala! que es ¡Justicia para todas y todos! los que nos animemos a pensar distinto y soñar con un país definitivamente con los mismos derechos para quienes habitamos en las tierras del éxodo “liberador” de los pobres…

Curas en la Opción por los Pobres
Mayo 2016
... Ver másVer menos

17/05/16  ·  

Ver en Facebook

Esbozo de una teología de la corrupción

La corrupción no es necesariamente un concepto teológico, pero se usa frecuentemente como tal. Esta derivación se expresa más en el empleo del vocablo, como una forma generalizada del Mal (vecino a la corrupción de la carne), que a las distintas tipologías judiciales (lavado monetario, malversación, coima, sobreprecio, defraudación, desfalco, etc.) y todo esto de manera continuada o sistemática. La múltiple significación que tiene esta palabra, como todas las voces multívocas, permite su aplicación indiscriminada con efectos imprecisos de fuerte capacidad de conmoción social. El “caso Báez” es un momento muy específico y crucial para observar cómo proceden las interpretaciones, significados y efectos de una acusación de corrupción. La vaguedad del concepto permite un halo de receptividad directo y convulsivo, más allá de la realidad de los hechos. Esta disparidad entre la facticidad específica de la corrupción y el modo expansivo en que se disemina su comentario e interpretación, necesita un necesario estudio crítico de las situaciones histórico-políticas. Por lo tanto lo aquí dicho no es una forma de suavizar estos acontecimientos anómalos invocando la ambigüedad del concepto.

Pero a un caso como el de Báez y otros no se lo puede juzgar sin incluirlo entre las formas de reproducción del capital en un mundo donde triunfan canales de ilegalidad productiva para iniciar y mantener la acumulación; asimismo, no se pueden dejar de lado las distintas formas de relación con el Estado y el financiamiento de la política, y en última instancia, la circulación múltiple, complementaria y equivalente entre el apoyo a acciones políticas que se obligan luego a la “devolución” de ese “apoyo” a las vetas de financiación que las sostuvieron. La envergadura de estas acciones de reciprocidad modifican la vida política en su totalidad y exigen nuevas visiones de la reproducción del capital, que tomen a las maniobras financieras como objeto de una nueva reflexión específica (no sólo ya el dinero a futuro que viene del remoto siglo XIX, sino los fondos de inversiones, los estudios jurídicos aliados, la sistematicidad de la evasión impositiva, los países que brindan protecciones específicas basada en secretos bancarios, pasaje de masas monetarias a ambos lados constantes del flujo, el clandestino y el que es declarado.) Tampoco estas afirmaciones son una forma de la indulgencia metódica, para sumergir en una generalidad de casos una situación que se ha convertido en un escollo singular para pensar libremente las acciones de un gobierno popular y democrático, que la memoria fresca resalta en sus mejores realizaciones ante la degradación a la que ahora se somete a un entero país.

Báez es una fracción de una realidad en debate en torno al gobierno de los Kirchner durante más de una década. Digamos inicialmente que “más graves” son los Panamá Papers, pues involucran una acción en grado metódico, consecuente y establecido, involucrando la existencia misma de un país y un modo existencial de fondo, por llamarlo así, del capitalismo central. Medidos en grado de sistematicidad, el caso Petrobrás es, también, “más grave”, si es que pudieran hacerse inverosímiles tablas graduales de responsabilidad. La fórmula que permita rehacer los movimientos populares democráticos entonces pasa, en una medida importante, por el análisis de estos acontecimientos en los que de una manera u otra se ven involucrados. Ninguno de estos oscuros episodios deroga la memoria emancipatoria que han construido los movimientos populares de Brasil y Argentina. Fueron su eje convocante de carácter diacrónico. Aunque irresponsablemente, no se le diera importancia al “eje sincrónico”, destituido de historicidad y épica social, pero inserto en los plisados posteriores de una forma extensa de la opinión que al cabo, se tornó dominante: la tríada sacrosanta de seguridad, corrupción e inflación por la que se persignan diariamente las poblaciones asustadizas que adquirieron esta nueva religiosidad, con su Epístola a los Corintios escrita por Stolbizer o Macri.

No obstante, el modo en que la cuestión Báez ha afectado al movimiento popular argentino puede ser tratado de diversas maneras. Ninguna de ellas es disimulándola, pasándola por alto, o atribuyéndosela a una “maniobra de Clarín”. Aquí llegamos a un punto decisivo. Aunque esas maniobras de los Grandes Medios –por comodidad las llamamos así- existen. A pesar de eso, parece no haber dudas sobre el estadio avanzado de negocios laterales e ilegales en que se hallaba el protagonista principal de este caso, Báez, ligado de distintas formas de relación personal con diferentes personajes del gobierno (sobre todo los encargados de distribuir la inversión en obras públicas) e incluso al Presidente de la Nación que inició su mandato en el año 2003. Lo que revela que el ex presidente Kirchner es el verdaderamente investigado, por medio de las metonimias que han producido las imágenes de los Grandes Medios, sobre todo una estatua de Kirchner, evidentemente destinada a su Mausoleo, depositada en uno de los Galpones de Báez. Que ambos tenían una suerte de sociedad, es sabido. Que los raros vericuetos de la historia dejan el nombre Kirchner no en el lado de la compraventa de almas sino de una veta indispensable de la Emancipación, es otro hecho fundamental. No es difícil reconstituirlo, porque son evidentes los balances morales que los sujetos poblacionales saben hacer, hasta sin percibirlo. De Kirchner hay demasiados nombres puestos y nombres que ahora se sacan. Sus propios mocasines son expurgados de las vitrinas. Pero su filiación última, escindida de los dudosos negocios y colocada en anaqueles populares de la memoria crítica nacional, queda resguardada. Pero hay que decirlo. Porque nunca una memoria está totalmente protegida de su extremaunción. De la agresión de los badulaques.

Desde ya, los movimientos populares tienen que producir ahora una literatura política capaz de redimir esta oscura asociación, que no se detiene ante las urnas funerarias, actos irresponsables cuyos reflejos aciagos se revisten de un poder desacralizador profundo, actuando como avatares que trastornan hasta lo indecible las fibras internas de un culto laico que a miles de personas les interesa, porque son los limitados bálsamos que le ofrece la política a las asperezas de la vida. Asumamos esta nueva gravedad de las cosas. Por lo que hay que analizar más adecuadamente el modo en que se fue montando la acusación. Porque también ese modo es tan discutible como lo es Báez, en el sentido de definir si las mencionadas relaciones lo convertían en un empresario auto determinado o por procuración. Como dijimos antes, “parece no haber dudas”. Pero despejar enteramente esas dudas se halla en una contradicción casi directa con la manera en que se enfoca la investigación mediático/judicial (lamentablemente, es la misma cosa). En primer lugar, para juzgar con recaudos más pertinentes el encaminamiento de la investigación, hay que analizar la producción de imágenes bajo las cuales se ha constituido la acusación de corrupción, con su evidente (según dijimos) aureola de indeterminación. La “imago” juzga, pero juzga con mirar lúgubre, insidioso. Revoca lo justo. Si pudiéramos entrar por otros ángulos: he aquí los libros incautados de Báez, que ahora reposan –juzgado mediante- “bajo la custodia de la Biblioteca Nacional”. ¿Tiene importancia como coleccionista, como atesorador de ciertos libros firmados por cierto político exilado en Madrid en décadas anteriores? Es claro, importan más las excavadoras que remueven tierra que las que remueven bibliotecas. Pero en la heterogénea lista de chirimbolos discepolianos que contiene toda vida social hay Báez y hay genuinas militancias comprometidas, y si es difícil decirlo en una misma frase más difícil es decir que hay el Báez que coleccionó libros en tiempos idos, y el Báez envuelto en los laberintos de una vida empresarial compleja, escamada y oscura. Ninguna Agencia Investigadora del Empresariado Triunfante, módica réplica de los servicios de inteligencias mundiales, podrá desmontar lo actuado por la vida popular emancipada. Los Papeles Panameños nos acompañarán siempre, porque el Capitalismo segrega como una larva complaciente consigo misma, sus virtualidades anómalas, sus fábricas de ilegalidad que apila nombres poderosos y distraídos, que no saben si en nombre del sinceramiento final deben asumir de súbito que el procedimiento del Poder es nomás el fondo buitre, la empresas off-shore, la clandestinidad operativa, reclamando que al fin se los reconozca como válidos y reglamentarios. ¿No sería esa la forma normal del capitalismo? ¿Por qué tiene que ser denunciada por periodistas internacionales que se erigen como jueces en última instancia? ¿Por qué ellos deberían seguir sufridamente con sus dobles, triples y cuádruples vías de acción, y no vivir en estado de “blanqueo permanente”, con el riesgo de que de no ser así, serían equiparados con “corruptos de cabotaje”? Ellos, que deben sacrificarse para que estemos “cada día mejor”, y repentinamente un gran diario alemán los pone al mismo nivel que los pichis. ¡Ellos! Que son la Gran Corrupción y que merecerían otro nombre para sus actos piadosos.

Retomando la cuestión de las imágenes: una imagen cualquiera de los medios de comunicación porta una serie de elementos de pre-juzgamiento que de por sí ya tienen carácter ontológico. Es decir, forjan un ser en el mundo que tiene resonancias arquetípicas en la conciencia colectiva. Más cuando una en esas imágenes indirectas, es primeramente tomada por una cámara de seguridad. Estamos ante una imagen de la imagen, una meta-imagen, que por lo demás, el abogado de la defensa de Báez acaba de declarar que es un “montaje”, lo que no es nada improbable. El montaje rige las artes, la justicia, la ciencia. En este caso nos referimos a la escena de las máquinas cuenta-billetes y los personajes que se movían en torno de ellas, en una composición alegórica que sugería un garito o un conciliábulo de delincuentes luego del robo a un banco. La Televisión Central la retoma y la convierte en una imputación de fuerte contenido argumental, creando un momento pre-jurídico de más fuerza que lo que podría tener el juzgamiento de esa misma imagen en sede judicial. Pero no son argumentos, son impulsos icónicos. Hay que diferenciar la justicia tribunalicia (con los dilemas que ella carga) y la justicia icónica (que se exime de pruebas). Nada de esto quita gravedad a la situación-Báez. Pero esta gravedad debe surgir de otras fuentes de veracidad. Y son los movimientos populares que deben incumbirse de ellas, por más problemático que sea.

Por otro lado, respecto a esas “imagos”, había que buscar en nexos narrativos, dar nombre a las figuras, y como todo el mundo lo sabe, ciertos “investigadores” se adelantaron en el tema (pertenecientes al medio de comunicación que mantiene metodologías calcadas de proficuos servicios de inteligencia) e identificaron a esos seres borrosos filmados por la cámara de seguridad. No estaban exentos de cierta lubricidad, eran personas relacionadas con Báez. El contador, el piloto de una avioneta, el hijo. La “familia”. De nada sirvió que muchas personas, no siempre vinculadas a la vida política, sino al sentido común, alegaran que era una escena cotidiana en una oficina financiera. En este caso, por otra parte, se sabía cuál era esa oficina. Remitir entonces la imagen a un acervo genérico de la cotidianeidad de ese tipo de acto financieros –mejor decir de cómputo de grandes cantidades de billetes, en este caso dólares-, no podía ser tan fuerte como los vestigios inmediatos que se desprendían de la escena primaria: la hipótesis que afloraba en la cruda espontaneidad de las imágenes de dineros públicos que “obscenamente” se estaban repartiendo los atracadores, o llevándolo a remotos y sospechosos destinos en bolsos que sacaban pateando por los pasillos. Este apéndice de la imagen agregaba una nota de vileza folletinesca, y remataba la condena al convertir lo abstracto en concreto. Eran “la fuerza del implícito”. La condena espontáneamente brotada de la entidad específica de la imagen. La condena del encuadre, el pensamiento jurídico reemplazado por el modo que en una y otra vez se ofrecían en sus imágenes en distintas velocidades. El tiempo de la cinta era un tiempo mental colectivo, el modo del pensar único sobre los acontecimientos, el martillazo del Juez con banda de sonido en los televisores domiciliarios, de los bares, los subterráneos, los hospitales, la salas de dentistas, los hoteles alojamiento.

Fiscal Jim Garrison en el film JFK, de Oliver Stone
Otra imagen a ser considerada es la investigación personal y los movimientos del Fiscal Marijuan, un tipo de figura que periódicamente los Grandes Medios intentan convertir en “Fiscales del Pueblo”, una fantasmagoría tomada de la cultura norteamericana, que asocia estos personajes al ciudadano común que se ve representado por una parte “no corrompida” por la justicia, encarnada por un “individuo aislado” en el cual reposa el último gramo de justicia disponible, desde el cual utópicamente se rehará todo. (El Fiscal Jim Garrison del Distrito de New Orleans en el film JFK; Doce hombres en pugna, de Henry Fonda; A la hora señalada, con Gary Cooper; casos diferentes del “individualismo justiciero” cuando la comunidad jurídica y social establecida falla; no se puede olvidar en este caso a Phillip Marlowe, con el agregado de que este melancólico investigador finalmente es castigado por representar acabadamente el tipo puritano de verdad amorosa y comunitaria de los “padres fundadores”, ya abandonado por el capitalismo en su modalidad más cruda). La investigación de Marijuán fue tomada por la Televisión Central para logar otra gran imagen de la Justicia Icónica. Se trataba de la excavadora, una gran maquinaria que hundía sus poderosos brazos en la tierra –durante largas horas y en planos panorámicos- buscando el tesoro.

No es fácilmente calculable en términos de las alegorías que circulan en el “inconsciente colectivo” –si se permite esta noción aparentemente ya vencida-, el efecto de prejuzgamiento que produce esa imagen de filiación gótica: la “búsqueda de la bóveda”, el osario de los indecentes, el mausoleo de los réprobos. En principio, esa pesada máquina de excavaciones utilizada en dragados, cimientos y socavones, es el equivalente simbólico a la tarea del “investigador del secreto de la corrupción”. Opaca totalmente la figura del “héroe individual” contra la necedad colectiva, y condena al reo con su mismo instrumento (¿no se dedicaba a utilizar esas mismas máquinas para sus construcciones corruptas, que “al parecer”, ni hace?). La excavadora, durante cuatro horas de televisación todos los días, deja a la sociedad en estado de indefensión, aunque se presente como lo contrario (la pacata tranquilidad que embarga al atento ciudadano al ver esposado al procesado). La justicia queda así robotizada en los pliegues internos de una sospecha originaria estática, y la condena que difunde no es hacia Báez, sino hacia un colectivo social muy amplio, anulando en nombre de un monolinguismo dominante la idea misma de emancipación. “Báez” agachándose para entrar al camión policial es nuestra propia imagen desdichada al ser capturada en sus mendaces peripecias, clausurando una época. Da lugar a la aceptación benévola de actos que de otra manera serían normalmente reprobables, como la ominosa instalación de la figura del “arrepentido”, que negocia judicialmente su libertad por su acto de delación, o la vecina en problemas que hace justicia por su propia mano ocupando una de las viviendas dispendiosas de Báez, como los bolcheviques de 1917 ocupaban las propiedades de los nobles que huían a Europa.

Ahora bien, nuevamente, no se trata de ser indulgentes con Báez. Sus abogados deberán explicar con la precisión que esté a su alcance, el monto de sus bienes, la cantidad de estancias y casas, el modo en que circuló el financiamiento en términos de vínculos con esferas estatales, que también sean adecuadas a un modo expositivo serio y probatorio. La cuestión de sus relaciones políticas quedan para la crítica social más lúcida, que sepa diferenciar estos deslizamientos inadecuados de los actos emancipatorios realmente acontecidos en el ciclo Kirchner. Por su parte, los comentaristas urgidos en las conocidas metodologías del descrédito y la infamación constante como categoría analítica inmutable, han dicho un día que sus territorios en la Patagonia equivalían a “dos capitales federales”. Al otro día se escuchó “veinticinco capitales federales”. Simplemente, en el afán del pedagogo teologizante sobre el magma de corrupción que nos amenaza -técnica en la que la Doctora Carrió se especializó, mucho más allá del “sospechismo” sistemático de un Monners Sans, comprimido en el perseverante y sonoro adjetivo de “¡escandaloso!” “¡”escandaloso!”-, se genera una idea del portador del “óleo de Samuel” para regenerar la sociedad con profecías moralizantes inspiradas en el egregio ejemplo del fraile Savonarola, muchos siglos antes del mani pulite.

En la senda de este pensamiento milenarista, de este mesianismo con toques de profetismo menor, se conjugan las pasiones reaccionarias más evidentes, y desde luego, la escena del capitalismo racionalista utópico, con su espolón de represión moral, contra lo que suponen que es “la acumulación primitiva corrupta”, que no es exógena, sino el alerón interno más novedoso de la globalización, nombre de fantasía de la universalización compulsiva del capital. Con ella atizan la desaparición de los movimientos populares –hasta el momento ingenuos sobre este tema, y para peor, justificando oscuramente en su debilidad de origen la autorización implícita para desviar fondos públicos, en los casos en que esto efectivamente se haya hecho, para su sustento general “autolegitimiado”, entonces, en su errada concepción, si la hubiera, de que todo se justificaría por su “minoría de edad” frente a los poderes corporativos mayores a los que los pueblos deben hacer frente.

Lo que además –para peor- no excluye aprovechamientos personales, aunque ilusoriamente se esgriman razones de Estado, nunca ausentes. Esto existe, porque como decía Weber, quien se lanza a la política, lo sepa o no lo sea, lidiará con demonios. Pero lo que en esta materia también existe y va más allá de estas urgentemente revisables concepciones de los movimientos populares, es precisamente lo que no hay que dejar de lado en la reflexión sobre la forma estructurada de la corrupción. Que ya no precisa de este concepto basado en la teología de la “corrupción de la carne”, es decir, una idea de la “muerte en vida”. Esta plegaria infamante tan solo se la dedican a los movimientos populares cuando “pecan”, lo que nunca aplican a las Razones del Capital cuando la esgrimen empresarios de verdad. Esa “verdad”, como toda verdad, puede nacer en los cenagales antes de llegar a los salones de fiesta. La razón de estado siempre está más desprestigiada que la razón del capital, que parece hacerse creíble cuando proclama que “no quiere nada para sí sino que trabaja cada día para que todos estén mejor”. Melosidad que de buen grado calificaríamos de moho espiritual despreciable.

Son los movimientos populares los que están destinados a develar el estadio de ilegalidad a la que ha llegado el capitalismo bajo sus formas actuales, una “economía libidinal”, como se ha dicho, en la que las fórmulas de consumo se alían a un proceso general de reconstrucción del individualismo posesivo, ya operando como “una forma de capitalismo en la formación del juicio moral”. El caso Báez revela una debilidad de los movimientos populares, la imposibilidad de haber resuelto de otra forma ejemplar la necesidad de proteger los espacios emancipatorios, no con actos expuestos a su captura inmediata por la justicia inmediata, (por la mayor o menor veracidad que tengan las denuncias) sino con la renovación de las formas de hacer política. Este caso muestra una falencia en los movimientos populares que sus programas, análisis y estructuras de razonamiento deben tratar al mismo tiempo que ejercer la crítica al modo en que con ellos se busca destruir la argamasa esencial de estos movimientos, que a pesar de todo, conservan una persistente fidelidad a las éticas emancipatorias. Eso se debe a que hay una fidelidad en las estrías postreras de la razón popular, que produce la lectura aceptable para despejar la “vita activa” de sus perturbaciones provocadas por las “malas praxis” de lo popular (digamos así).

Solo que al no problematizar la idea de corrupción convertida en una teología maldita, los movimientos populares creyeron fácil usar procedimientos miméticos de baja escala (con la inversión pública, por ejemplo, aceptando la idea antiquísima, feudal, del “diezmo” y otras semejantes), que son los que en realidad corresponden al factor “Panamá” (el modo específico de producción corrupto del capitalismo, como hace ya algunas décadas los nombró Verbitsky), lo que es una sinonimia evidente del nuevo procedimiento ideológico del Capital. Ya en 1933, en un gran artículo titulado “Celine y Poincaré”, Trostky analiza la cuestión Panamá: “La aplicación y economía del campesino y del artesano, la precaución del comerciante y del industrial, la ciega codicia del artesano, la cortesía del parlamentario y el patriotismo de la prensa, innumerables hilos conducen a nudos que tiene por nombre genérico Panamá” (1933). Se refería al quiebre de la Banca francesa Oustric, seguida por el caso Stavisky, con la pérdida de prestigio del saintsimoniano Lesseps, que había iniciado la construcción del Canal de Panamá. En Francia se llamó “chequismo” a los pagos a los parlamentarios de esa época. En 1945 las multitudes argentinas desfilaban por las calles gritando “cheque, cheque”, en referencia a las emisiones monetarias de Braden hacia la oposición, en Brasil, el mensalâo, la mensualidad adicional a cambio del voto. ¿No hay ya experiencias suficientes para pensar en el sostenimiento de las políticas populares en fuentes declaradas, no miméticas con lo mismo que se quiere cuestionar? Aprendamos de la historia. El caso Báez tiene entidad propia, como suele decirse. Pero no puede servir de pretexto, como lo está siendo, para perseguir a dirigentes populares. Ese pretexto es la “forma mentis” de estos Fiscales con Motosierras. Se dirigen a inhibir políticamente a figuras como Lula, Cristina Kirchner o Axel Kiciloff.

¡Los movimientos populares sometidos a lo impensable, a lo que en momentos de urgencia sobre las que hay que pensar otra cosa, se recurre al “hábito” menos propicio! “Báez”, “Petrobrás”. Y no aparecerán entonces el Fiscal Garrison ni Phillipe Marlowe, sino el Juez Griesa, el Juez Moro, de Maringá (Estado de Paraná, Brasil) y el Fiscal Marijuan, detectivesco y taciturno con su Excavadora de Conciencias. No hacemos estas referencias para disculpar a nadie –Báez tiene que ser juzgado correctamente, y ese juicio ser una lección también para la reconstrucción de los movimientos sociales y populares- pero asimismo es más complejo el juicio que hay que hacer sobre la ilegalidad capitalista y el jurado mediático compuesto por periodistas que aunque siguen llamándose así, son intermediarios de las grandes maniobras de los flujos financieros circulantes. Por lo tanto, hay que rehacer también las estructuras morales de una sociedad y hacerlo bajo criterios de politicidad que distan mucho de ser los que promueven porciones mayoritarias de una justicia trucha y las teólogos de ocasión que piden cárcel y cárcel, inaugurando un nuevo tipo de tiranía moralizante en nombre de la más poderosa y ambigua la de las palabras, pues alude al decaimiento de la vida: corrupción, cuyo origen en la lengua alude a algo que se rompe, y también a lo que está expuesto a la putrefacción. De ahí su fuerza, aplicable para que vuelva sobre sí misma, como la ironía de la historia sobre el monje capitalista que dictamina sobre el corazón roto de los demás sin percibir su propia hedor.

Buenos Aires, 15 de mayo de 2016

*Ensayista, sociólogo y escritor. Ex Director de la Biblioteca Nacional
.

Por Horacio González*

(especial para La Tecl@ Eñe)
... Ver másVer menos

16/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió su foto. ... Ver másVer menos

El espiritu, que es viento y es fuego y es pajaro, FLAMEA. Es llama de cercanía y fuego de camino. Es encendedura de la palabra, que hace que se entiendan los diferentes- Es inteligencia de la vida, ...

15/05/16  ·  

Ver en Facebook

#Pentecostés
El espiritu, que es viento y es fuego y es pajaro, FLAMEA.
Es llama de cercanía y fuego de camino.
Es encendedura de la palabra, que hace que se entiendan los diferentes-
Es inteligencia de la vida, prudencia de la construccion, respeto por lo absoluto de la vida de todos.
Y es coraje. De leer la historia, de reconocer lugar. Y de salir.
Mañana es Pentecostés: que sea con fuerza.
Que nos acompañe, que nos ponga del lado del pan, que nos haga compañeros donde debamos estar. Pentecostés 2016.
... Ver másVer menos

El espiritu, que es viento y es fuego y es pajaro, FLAMEA. Es llama de cercanía y fuego de camino. Es encendedura de la palabra, que hace que se entiendan los diferentes- Es inteligencia de la vida, ...

14/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió la foto de Maestría Teología Latinoamericana. ... Ver másVer menos

¡Hagan lío! estudiando la Maestría en Teología Latinoamericana en la UCA de El Salvador. Mayor información en maestria.teologia@uca.edu.sv o a nuestra página web www.uca.edu.sv/maestria-e...

14/05/16  ·  

Ver en Facebook

Para los idólatras de las institucionalidades que excluyen y marginan y matan, y para los que se animan a levantar su voz, poner su cuerpo y sumar su tiempo: el espíritu es viento y fuerza y fuego y salida y coraje. No es neutral. Pentecostés 2016. ... Ver másVer menos

14/05/16  ·  

Ver en Facebook

El espiritu, que es viento y es fuego y es pajaro, FLAMEA.
Es llama de cercanía y fuego de camino.
Es encendedura de la palabra, que hace que se entiendan los diferentes-
Es inteligencia de la vida, prudencia de la construccion, respeto por lo absoluto de la vida de todos.
Y es coraje. De leer la historia, de reconocer lugar. Y de salir.
Mañana es Pentecostés: que sea con fuerza.
Que nos acompañe, que nos ponga del lado del pan, que nos haga compañeros donde debamos estar. Pentecostés 2016.
... Ver másVer menos

14/05/16  ·  

Ver en Facebook

Arte-mural de Mugica listo para imprimir y pegar: http://www.nuevatierra.org.ar/blog/2016/05/11/mugica-en-las-paredes-de-tu-barrio/ ... Ver másVer menos

11/05/16  ·  

Ver en Facebook

Compartimos la invitación al Encuentro Interreligioso por el PAN, el TRABAJO y la DIGNIDAD

Viernes 13 de mayo, a las 11.30 horas, en las puertas del Ministerio de Trabajo (Alem 650)

“No existe peor pobreza material que la que priva de
la dignidad del trabajo y no permite ganarse el pan”

Este viernes 13 de mayo a partir de las 11:30 horas, frente a las puertas del Ministerio de Trabajo de la Nación, trabajadores ya trabajadoras estatales con el apoyo de la Junta Interna de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) realizarán un Encuentro Interreligioso para reflexionar junto a referentes religiosos y militantes sociales de distintos credos sobre la ola de despidos en todo el país.

Participarán del Encuentro: curas en la opción por los pobres, sacerdotes villeros, pastores evangélicos, hermanas religiosas, rabinos/as y referentes de la comunidad musulmana, y organismos de derechos humanos, contando además con el arte de músicos populares.

Bajo la consigna "compañero es aquél con quien compartimos el pan y la lucha” al cierre de la actividad se realizará un mate cocido comunitario como espacio de confraternización.

Estarán presentes en el Encuentro:
Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo)
Taty Almeida (Madres de Plaza de Mayo)
Padre Francisco “Paco” Olivera (Grupos en la Opción Por los Pobres)
Padre Luis Farinello
Fray Antonio Puigjané
Pastor Diego Mendieta (Iglesia Dimensión de Fe)
Pastor Arturo Blatezky (Iglesia Evangélica del Río de La Plata y Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos)
Rabina Silvina Chemen (Comunidad Bet El)
Sheij Mohsen Alí (Comunidad Musulmana)
Moustafa Sene (Comunidad Musulmana de Senegal)

La actividad se inscribe en una serie de acciones que los trabajadores y trabajadoras estatales vienen desarrollando desde marzo de este año con el fin de visibilizar de cara a la opinión pública los más 140.000 trabajadores que han perdido su trabajo en los últimos meses, entre ellos las 280 familias dejadas en la calle por el Ministro de Trabajo Jorge Triaca. A través del Encuentro Interreligioso se busca ponerle “cuerpo y voz” a la lucha por la unidad, la solidaridad y la organización de los trabajadores y trabajadoras para la defensa de la dignidad humana.

Los despidos se producen en un contexto de empobrecimiento de nuestro pueblo y se inscriben en la cultura del descarte y la economía de la exclusión que se profundizan con despidos masivos, fuertes incrementos del transporte, de las tarifas de servicios domiciliarios y una insistente presión a bajar los salarios. Esto no distingue los ámbitos de trabajo: el sector estatal y privado es blanco de una política de ajuste que no puede llevarse a cabo sin el ataque a los trabajadores en su conjunto.

Los y las invitamos a acompañarnos en la lucha por la dignidad de los trabajadores y hacer propio el reclamo de inmediata reincorporación de los despedidos y las despedidas. Envianos tu adhesión a: adhesionestrabajo@gmail.com


Contactos de prensa ATE Trabajo:

Delegado General: Hernán Izurieta 15.4413.1885
Delegado Adjunto: Sebastián Scarano 15.3152.2631
Delegado de Prensa: Diego Abu Arab 15.5844.2626

Junta Interna de ATE–Trabajo
Mail: ate@trabajo.gob.ar / Alem 650 – 2º Piso / Teléfono: (011) 4310-6043
Twitter: @atetrabajo / Facebook: https://www.facebook.com/ate.trabajo
El trabajo digno empieza por casa…
Blog: http://www.ate-ministeriodetrabajo.blogspot.com/
... Ver másVer menos

11/05/16  ·  

Ver en Facebook

Centro Nueva Tierra compartió el video de Agenda Temática Popular. ... Ver másVer menos

Semana "Carlos Mugica" por la TV Pública Argentina A 40 Años del asesinato del Padre Mugica "Hay un pecado personal, fundamental, que es el pecado del egoísmo. ¿Qué es pecar? Es tratar a una pe...

10/05/16  ·  

Ver en Facebook

Para difundir ... Ver másVer menos

La Policía no puede detenerte solo por no llevar tu DNI. Si te "llevaron" por ese motivo denuncialo en la Defensoría. Informate más en bit.ly/1TCtgVV y compartilo con tus amigos

10/05/16  ·  

Ver en Facebook

El 11, a brillar- ... Ver másVer menos

PRECISANDO SOBRE EL MIERCOLES. Tuvimos un encuentro con los representantes docentes a propósito de las organización de la marcha de antorchas del miércoles y en conjunto ratificamos: Marchar junto...

10/05/16  ·  

Marcha Antorchas por la educación pública. LA EDUCACIÓN PÚBLICA NO SE NEGOCIA / CHICXS A LAS AULAS / SALARIOS DIGNOS YA

mayo 11, 2016, 7:00pm

CNBA

PRECISANDO SOBRE EL MIERCOLES. Tuvimos un encuentro con los representantes docentes a propósito de las organización de la marcha de antorchas del miércoles y en conjunto ratificamos: Marchar junto...

Ver en Facebook

25 de Mayo

Compartimos la declaración de Cristianos por vida, la democracia y la justicia Estimados hermanos y hermanas: Un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo nos invita a reflexionar sobre lo que pasó, analizar el momento presente y construir memorias, pasos y acciones... leer más

Pronunciamiento en Defensa del Derecho a la Educación

La Red ENCUENTRO (de Entidades No Gubernamentales por el Desarrollo de Argentina) quiere manifestar su apoyo y compromiso con toda la comunidad educativa que, en las últimas semanas viene manifestándose en defensa del derecho a la Educación de nuestro pueblo. Primero... leer más

MUGICA EN LAS PAREDES DE TU BARRIO

Arte-mural de Mugica listo para imprimir y armar En la semana de conmemoración de la muerte de Carlos Mugica, compartimos un cartel que se pueden imprimir o fotocopiar en hojas A4 convencionales y armar en una pared.   El cartel mide 84 cm de ancho por 1,19 cm de... leer más

Finalizó el segundo ciclo de entrenamientos laborales

El viernes 6 de mayo, el Centro Nueva Tierra, llevó adelante la actividad de cierre del segundo ciclo de entrenamientos laborales y formación para la comunicación popular dirigidos a jóvenes y adultos de distintos barrios de la ciudad de buenos aires. Se trató de un... leer más

SOLIDARIDAD ORGANIZACIÓN Y LUCHA

Día del Trabajo Declaración de Cristianos por la vida, la democracia y la justicia. Saludamos a cada trabajador y trabajadora en este 1 de mayo. En la lucha y la organización queremos sumar para sostener la esperanza, convocando a fortalecer, renovar y ampliar la... leer más
Materiales de formación política
Revista Nueva Tierra 1987-2012

Mapas - Formación política

Formación política en tiempos de apuestas

Espacio Freire

La educación frente al desafío de la igualdad

J-2016

Los jóvenes y lo colectivo hoy

Espiritualidad

Compromiso cristiano y opción por los pobres


Opción por los pobres, democracia y justicia social

El CENTRO NUEVA TIERRA trabaja al servicio de grupos y organizaciones sociales en Argentina desde 1989. Comprometido con la opción por los pobres y apostando por la democracia y la justicia social; trabaja en todo el país con perspectiva de educación popular, construcción colectiva e integración latinoamericana.

Propuestas de formación, comunicación y articulación

Lleva adelante iniciativas de formación, comunicación y articulación en conjunto con actores de diversos lugares de Argentina y el Mercosur. Propuestas de formación de dirigentes, desarrollo de publicaciones sobre temas específicos, promoción de procesos de comunicación popular, construcción de alianzas y animación del trabajo en red, generación de campañas. En muchos casos, en relación con procesos de política pública orientada a la inclusión social y la distribución de la riqueza.

Materiales y publicaciones

El Centro Nueva Tierra tiene una larga experiencia en la producción y sistematización de conocimiento para la acción colectiva y la organización de los sectores populares. Desarrolla y publica materiales de comunicación al servicio de procesos educativos.


ACERVO DE MATERIALES

El Centro Nueva Tierra lleva años realizando materiales de comunicación y formación de calidad. Publicaciones de formación política, educación popular, jóvenes y participación, análisis social y eclesial, espiritualidad y otros.

Materiales

PROPUESTAS DE FORMACIÓN

Con una amplia experiencia en propuestas de educación popular, el equipo nacional del Centro Nueva Tierra articula trayectos de formación y capacitación en política y pedagogía, políticas públicas, participación popular, construcción de ciudadanía, comunicación.

Pin It on Pinterest